• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

El baile de los campeones

Shkodran Mustafi, Miroslav Klose, Mario Goetze y Roman Weidenfeller, celebran su victoria, en una ceremonia en Berlín | Foto EFE

Shkodran Mustafi, Miroslav Klose, Mario Goetze y Roman Weidenfeller, celebran su victoria, en una ceremonia en Berlín | Foto EFE

La selección alemana arribó ayer a la capital de su país con la Copa del Mundo en sus manos para compartirla con los miles de seguidores que los esperaron en la Puerta de Brandeburgo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Joachim Löw, un tipo poco expresivo, ayer estaba sonriente. Lo primero que hizo al llegar a Berlín fue compartir el trofeo de la Copa del Mundo de fútbol ganado en Brasil, con los hinchas que se juntaron en la capital de su país para recibir al equipo.

“Todos somos campeones del mundo”, dijo. “Debo agradecer a todos los hinchas en Alemania. Sin ustedes no estaríamos acá”, afirmó Löw desde el escenario montado delante de la Puerta de Brandeburgo, frente a más de 250.000 personas que deliraron con la llegada de sus estrellas que le dieron al país su cuarta corona mundial.

Vestidos con pantalones deportivos y camisetas negras con un gran número uno delante, los jugadores de la “Nationalmannschaft” se presentaron luego sobre un escenario de unos 30 metros de largo donde bailaron y cantaron con sus compatriotas.

Bastian Schweinsteiger apareció envuelto en una bandera alemana, dijo unas palabras y luego fueron pasando sus otros compañeros, hasta que por fin salió a escena el capitán del equipo, Philipp Lahm, quien levantó el trofeo delante de una multitud que vibró como nunca en los últimos 24 años, desde aquel último título mundial en Italia 90.

“Desde que era un niño que sueño con esto”, declaró Lahm. “¡Qué ambiente que hay aquí! Muchas gracias a cada uno de ustedes”, apuntó el lateral derecho.

Los jugadores también rindieron homenaje a Miroslav Klose, quien a sus 36 años de edad se convirtió en el máximo artillero de la historia de los Mundiales (16 goles). “Miro Klose, Miro Klose”, cantaron frente a un público que les festejó todo tipo de bromas que hicieron los futbolistas en el escenario.

Uno de los más esperados fue Mario Gotze, autor del tanto que dio el título a la Mannschaft el domingo en Rio ante Argentina (1-0 en alargue). “Es un sueño”, dijo el jugador de 22 años del Bayern Múnich. “Jugamos un torneo asombroso. Tengo un sentimiento increíble”, añadió el nuevo ídolo del fútbol alemán.

“Buenos días Berlín, estoy orgulloso de ser berlinés”, exclamó el defensa Jérôme Boateng, quien creció en la capital y eligió jugar por la Mannschaft, mientras su hermano Kevin-Prince optó por Ghana, país de su padre.

“¡Así es como gana Alemania, así es como gana Alemania!”, cantaron los jugadores alunísono. El plantel teutón desplegó una bandera en la que se leía “Obrigado Fans” (Gracias hinchas, en portugués, idioma del país anfitrión del torneo) y otra en la que decía “el cuarto título es suyo”.


Dios del fútbol
La selección alemana desató a su llegada a Berlin con la Copa del Mundo, una ola del nuevo patriotismo “light”. Mario Götze, autor del único gol de la final contra Argentina quien fue recibido al grito de "Fussballgott" —"Dios del fútbol"—. La multitud aplaudió a rabiar también a Miroslav Klose, o a Jerome Boeteng, berlinés de padre ghanés, quien salió junto con Sami Khedira —de origen tunecino—, Lukas Podolski —raíz polaca— y Mesut Özil —origen turco—, además de Per Mertesacker —cien por cien alemán—. Un grupo hecho para reflejar el tejido de esa Alemania actual, integrada por personas de distintos orígenes y llegados en distintas oleadas de inmigración.