• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un asistente de los Patriots trató de poner un balón desinflado en la final

El quaterback de New England Patriots, Tom Brady, estará en el Super Bowl | Foto: EFE

El asistente de los vestuarios señalado, Jim McNally, de 48 años de edad, ha sido entrevistado por los investigadores. | Foto: EFE

El balón sin haber sido revisado por las autoridades habría sido introducido durante el partido en que los Patriots derrotaron 45-7 a los Colts de Indianápolis y se acreditaron el título de Conferencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Un asistente de los Patriots de Nueva Inglaterra, a cargo de estar en los vestuarios, intentó introducir un balón no autorizado durante el partido de campeonato por la Conferencia Americana (AFC), de acuerdo a varias fuentes cercanas a una investigación que se lleva a cabo.

El balón sin haber sido revisado por las autoridades habría sido introducido durante el partido en que los Patriots derrotaron 45-7 a los Colts de Indianápolis y se acreditaron el título de Conferencia.

En el transcurso de esa semana los Colts protestaron y dejaron en evidencia que los balones de los Patriots estaban desinflados intencionalmente más de lo normal.

Una de las fuentes indicó que el asistente de los vestuarios señalado, Jim McNally, de 48 años de edad, ha sido entrevistado por los investigadores.

McNally ha trabajado para los Patriots durante más de una década, y que al menos desde el 2008 es la persona a cargo de los vestuarios de los oficiales en el "Gillette Stadium", donde se llevó a cabo la final de la AFC.

Las fuentes dijeron que durante la primera mitad de ese partido, McNally trató de dar un balón no aprobado a un oficial alterno, que estaba a cargo de los balones que usaron los equipos especiales. Esos balones son conocidos como "kicking balls" o "K balls".

De acuerdo con la normativa de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL), antes de cada partido cada balón pasa por supervisión y se le revisa la presión de aire.

Pero los "K balls" son usados por los equipos especiales y no por los ofensivos.

De acuerdo a tres diferentes fuentes de información, Greg Yette, un oficial alterno, empezó a sospechar cuando se percató de que McNally le entregó un balón sin las marcas que los oficiales ponen a los balones supervisados.

Yette volvió a sospechar cuando vio a McNally en el campo de juego, tratando de entregarle un balón, ya que los asistentes de vestuario no tienen la tarea de entregar los balones durante los partidos.

Por lo anterior, Yette notificó al vicepresidente de operaciones de la NFL, Mike Kensil, de lo sucedido.

Kensil entonces se ocupó de los balones y encontró que 11 de los 12 balones usados no estaban inflados de acuerdo a las reglas de la NFL, y ordenó que se inflaran a la medida correcta, y los equipos jugaron la segunda parte del partido con los balones revisados.

Los Patriots, que posteriormente ganarían el título de Super Bowl, estuvieron en el ojo del huracán después de que los Colts reportaron que el equipo de Nueva Inglaterra había usado balones menos inflados que la norma.

The NFL no quiso hablar al respecto, y agregó que las investigaciones continúan.