• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Un arrocero muy humilde

El cuadro de Calabozo viajó cinco horas por tierra antes de remontarle al Caracas para dejarlo fuera de la Copa Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Rafael Castrillo formó parte de la plantilla de Arroceros de Calabozo en su última incursión en primera división, hace más de 25 años. Luego ayudó, hace cuatro años, a revivir al equipo desde tercera división.

El miércoles dio un golpe histórico. Su equipo venció 3-2 al campeón de la Copa Venezuela, Caracas, en el Olímpico, después de ir perdiendo 2-0 en el minuto 75 del partido de vuelta de la Copa Venezuela. Todo después de viajar en un autobús Encava, sin comodidades, y llegar poco antes del partido.

“Nos regresamos al terminar el juego, y llegamos de madrugada a Calabozo con una sonrisa. No importaba el cansancio. Es el triunfo más importante de nuestras vidas”, comentó Castrillo.

“Después de llegar al descanso perdiendo 2-0, le dije a los muchachos que olvidáramos lo que pasó en la primera parte”, confesó el técnico. “Les pedí anotar, al menos, un gol, “para despedirnos con honor”, pero no imaginé lo que venía”, confesó entre risas.

“El pundonor de estos muchachos es enorme”, agregó Castrillo. “El 90% del equipo es de Calabozo, y son muchachos humildes. No pagamos mucho, pero  lo hacemos al día, nuestra cancha está muy buena”, explicó el DT.

“No queremos que esto termine aquí”, dijo Castrillo. “Sacamos a Tucanes y Caracas, y ahora viene Metropolitanos el domingo. Esperemos que todo salga bien”, remató el estratega del humilde cuadro arrocero que batió al Caracas.