• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

30 años en Cooperstown

Aparicio da nombre al premio que honra al venezolano más  destacado durante cada temporada en las grandes ligas desde 2004 | Foto ARCHIVO

Aparicio da nombre al premio que honra al venezolano más destacado durante cada temporada en las grandes ligas desde 2004 | Foto ARCHIVO

El marabino, reconocido como uno de los mejores campocortos de la historia, todavía es idolatrado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Luis Aparicio esperó seis años, una vez que se convirtiera en elegible, para ingresar al Salón de la Fama de las grandes ligas. Quizás por eso, le tomó por sorpresa el anuncio de su elección.

“Cuando me escogieron yo ni sabía qué era eso”, rememoró el fin de semana, rodeado de periodistas en Barquisimeto, su ciudad adoptiva. “Recuerdo que iba en un carro de Valencia para Caracas con Carlitos González y Delio Amado León lo dijo por radio (11 de enero de 1984). De repente todos empezaron a mirarme. Cuando llegué al lobby del hotel había gente por todos lados, se quedaron hasta la madrugada”.

Hoy se cumplen tres décadas de su exaltación al templo de los inmortales en Cooperstown y su legado se mantiene vigente.

“Se dice rápido”, sonrió una de las figuras más emblemáticas del deporte nacional y la más importante del siglo XX.

Al momento de retirarse, en 1973, Aparicio era el líder de todos los tiempos en las mayores en partidos jugados en el campocorto, asistencias y dobleplays, en tanto que encabezaba la Liga Americana en outs y lances. Ganó nueve Guantes de Oro, una marca para shortstops del joven circuito, que igualó Omar Vizquel en 2001. El mismo Aparicio también empató la marca de más años liderando la Americana en porcentaje de fildeo, con ocho, previamente impuesta por Everett Scott y Lou Boudreau.

“Trabajé duro para hacer lo mejor por mi equipo, por los fanáticos, por todos aquellos que aman este juego y por el beisbol. Es por esto que, para mí, estar entre los más grandes jugadores en la historia del beisbol siempre significará mucho más de lo que puedo expresar”, dijo Aparicio, durante la ceremonia de exaltación del 12 de agosto de 1984, que compartió con Harmon Killebrew y Don Drysdale.

“Little Louie” fue el primer latino que ganó el premio Novato del Año (1956) y se convirtió en miembro fundamental de los Go-Go White Sox, a mediados de los años 50, siendo conocido por su velocidad y por su solidez defensiva, que le llevó a formar una de las mejores duplas de todos los tiempos alrededor de las segunda base con Nellie Fox. Luego formó parte del solvente infield de los Orioles, junto con Brooks Robinson y Jerry Adair. Finalmente se retiró con los Medias Rojas (1973), dejando tras de sí no solo registros defensivos sino importantes logros ofensivos, como sus nueve títulos seguidos de mejor robador de bases, así como varios lideratos, que todavía perduran entre la delegación criolla en las mayores.

Ese brillante historial lo convirtió en un icono de su generación y un pelotero idolatrado por los aficionados. Algo que retrata muy bien Rubén Mijares en su libro Beisbol por Dentro.

En los interligas entre equipos de República Dominicana y Venezuela, en diciembre de 1964, los Tiburones de La Guaira, para los que jugaba Aparicio, visitaron San Pedro de Macorís, donde se medirían a las Estrellas Orientales, frente a una multitud de ocho mil personas.

“(En el sexto inning) Aparicio llevaba de tres-cero y no había tenido ni un lance al campo”, relata Mijares, “cuando de repente salió una línea baja por el lado del guante del tercera base Wayne Graham, quien se le tiró a la pelota sin alcanzarla. La bola, de repente, pegó contra algo y en lugar de arrastrase, se levantó en un bote. Aparicio, quien corría hacia el hoyo, la tomó, se afincó y desde el aire hizo un tiro largo a la primera para sacar un tremendo out con la ayuda de la estirada del inicialista panameño Dave Roberts”.

“Los aficionados inundaron el estadio de aplausos y el muchacho negro (que había estado viendo a Aparicio con insistencia) atinó a decir: ‘Qué cosa más grande Dios, mío’. Se levantó, bajó unos 15 escalones, tomó la puerta de salida, y desde la última fila de asientos le vi atravesar la calle frente al estadio. A eso había ido, ¡a ver al mejor short del beisbol!”.


El Dato
La temporada 2014-2015 de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional llevará el nombre de Luis Aparicio.