• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Más de 400.000 aficionados recibirán hoy a los héroes de Alemania

Götze anotó el gol de la victoria de Alemania para coronarse campeones

Mario Götze será uno de los más buscados por los aficionados

Está previsto que el avión de la Mannschaft aterrice en el aeropuerto berlinés de Tegel

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alemania se despertó eufórica después de una noche de fuegos artificiales, petardos y fiesta desenfrenada en honor a la cuarta corona mundial conquistada por la “Mannschaft” en la final del Maracaná contra la Argentina de Leo Messi, por 1-0 en alargue.

La prensa se mostraba exultante, con entusiasmo particular por Mario Götze, el autor del tanto de la victoria. “Campeones del mundo”, “Es verdad”, “Son los más grandes”, se leía en los titulares de los principales diarios.

“¡Qué partido, qué combate, qué drama”, resumió el diario Die Welt. El diario Bild, el más leído de Europa, titulaba “Alabado sea Götze”, jugando con la proximidad fonética del apellido del jugador con la palabra “gott”, dios en alemán.

En Berlín, más de 250.000 personas vestidas con los colores nacionales (negro, rojo y oro) delante de la Puerta de Brandenburgo estallaron de alegría con el gol de Götze, un joven delantero de 22 años de edad, y de nuevo siete minutos más tarde para festejar la victoria definitiva.

Aplausos y el tema “We are the champions” del grupo Queen lanzó la fiesta que calentó el corazón de los hinchas que habían sufrido por el dramático partido y las bajas temperaturas de la noche germana.

Muchos hinchas habían elegido verlo en sus casas, lo que se tradujo en un récord histórico de audiencia de 34,65 millones de telespectadores, siendo el acontecimiento más observado de la historia en Alemania.

Tuvo el 86,3% de participación de mercado para la primera cadena pública germana ARD, superando las cifras ya altísimas de semifinales (32,57 millones para el Alemania-Brasil).

Para Alemania es la primera corona mundial desde la reunificación en el otoño boreal de 1990. Hoy, se espera que más de 400.000 personas reciban a sus héroes en el mismo lugar, símbolo de la Alemania reunificada.

Está previsto que el avión de la Mannschaft aterrice en el aeropuerto berlinés de Tegel. En Buenos Aires, sumidos en la tristeza, miles de hinchas aplaudieron al concluir el partido, y este recibieron agradecidos a pesar de todo al equipo capitaneado por Lionel Messi.


Redes sociales. Pese a que el equipo estadounidense ya estaba eliminado, la final de la Copa del Mundo en Brasil, disputada por Alemania y Argentina, estableció una marca en audiencia por televisión para Estados Unidos, lo que culminó un torneo en que el interés de los espectadores por las transmisiones de ESPN y Univisión superó a lo estimado inicialmente.

El Mundial, de un mes de duración, también generó más de 3.000 millones de interacciones en Facebook y 672 millones de mensajes en Twitter, informaron el lunes ambas compañías de redes sociales.

Aproximadamente 26,5 millones de personas en Estados Unidos vieron a Alemania derrotar en tiempo extra a Argentina el domingo por la tarde, informó la compañía Nielsen, especialista en medir audiencias. La transmisión de ABC fue vista por 17,3 millones de personas, mientras que otros 9,2 millones siguieron la de Univisión, en español.

Además, unas 750.000 personas vieron el partido en una transmisión a través de los servicios de internet de cada cadena.

La final de 2010, jugada por España y Holanda, junto con el empate entre la selección de Estados Unidos y la de Portugal, en las primeras etapas del torneo de Brasil, tuvieron 24,7 millones de televidentes cada una.

Debido al creciente interés de la audiencia conforme pasaba el torneo, la cantidad de gente que lo vio no significó una sorpresa, dijo el vicepresidente de programación de ESPN, Scott Guglielmino.

Benedicto XVI está contento
El papa emérito Benedicto XVI está especialmente contento con la final del Mundial porque había jugadores de su Baviera natal en el equipo ganador. El arzobispo Georg Gaenswein aseguró que vio el duelo junto al resto de ayudantes de Benedicto XVI pero que el papa de 87 años, que prefiere la teología y la música de piano a los deportes, no estuvo presente. “Prefirió irse a dormir”, explicó a la radio del Vaticano Gaenswein. Los ayudantes de Benedicto “apoyaban todos a Alemania”, continuó. El secretario fue preguntado si el expontífice germano se había alegrado de la victoria de Alemania. “Sí y no porque el equipo tiene algunos bávaros y eso lo siente más todavía. Pero, entonces dijo: 'Espero que los argentinos se recuperen rápido”, contestó el arzobispo.