• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Zulia y Caracas no se hicieron daño en el Pachencho Romero

Los capitalinos no vulneraron la zaga del líder del torneo. El mal estado de la cancha influyó   

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Zulia no sólo sabe aprovechar las virtudes que para ellos puede implicar ser local y jugar a las 3:00pm en Maracaibo, con su característica humedad, su calor y su brisa, y además, ser anfitrión en una cancha que tiene unas características impracticables como las del Pachencho Romero.

El equipo de Carlos Horacio Moreno juega. Tiene una proposición interesante y pragmática, en la que sus hombres de ataque avanzan con velocidad y tratan de llegar al área con contundencia.

Caracas ayer lo padeció, hasta cierto punto. Porque la tropa de Eduardo Saragó también complicó a los petroleros, en un duelo entre ambos que culminó sin goles en buena medida por las pobres condiciones de un estadio que fue sede fija de la selección nacional hace siete años, y cuyo césped e instalaciones están en franco deterioro. Al final, los visitantes terminaron preocupados por una nueva jornada sin anotar (van cinco seguidas en el torneo), aunque se mantuvieron entre los ocho primeros de la tabla, que dan acceso al playoff final; en tanto que los locales siguieron invictos y refrendando su buena campaña.

El resultado abrió la octava fecha del torneo Adecuación, que se acerca a su primera mitad con la tropa marabina atornillada en el puesto de comando de la tabla de posiciones, perseguido de cerca por un lote de equipos entre los que se destacan Mineros, que ayer ganó viniendo de atrás en Cachamay 3-2 a Zamora, Táchira, que empató sin goles con Lara; Aragua, crecido tras golear 4-1 a Trujillanos en Maracay; y La Guaira, que entró en el lote de pelea del torneo al batir 2-0 al Atlético Venezuela en el Brigido Iriarte.

En Acarigua, Portuguesa logró su tercera victoria y se asomó a la parte alta de la tabla después de golear a Tucanes 4-0. Metropolitanos batió a Estudiantes de Mérida en su feudo, dejándolos así solos en la zona de descenso.