• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Zamora enderezó el camino a tiempo

El cuadro llanero derrotó ayer a Santa Fe (2-1) con goles de Pedro Ramírez y Juan Falcón, lo que le sirvió para tomar aire en la Copa Libertadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Que Pedro Ramírez y Juan Falcón hayan sido los autores de los goles con los que Zamora derrotó ayer a Santa Fe (2-1), es una reivindicación para Noel Sanvicente, quien al llegar a Barinas hace un año y medio, tomó a ambos futbolistas y los transformó hasta izarlos como las banderas del club.

Antes de la llegada de Chita, el volante no pasaba de ser un juvenil con proyección mientras el delantero sumaba varios intentos infructuosos de establecerse como titular en primera división. El DT los tomó como soldados rasos y los convirtió a ambos en generales. Los transformó en dos futbolistas determinantes, capaces de sacar adelante un partido como el que jugaron ayer, en el que consiguieron la primera victoria en la historia del torneo para el club.

Diezmado, quizás a partes iguales, por un bajón futbolístico y por el buen accionar zamorano, a Santa Fe le costó encontrarse en el césped de La Carolina. Los pergaminos de un equipo que junta alrededor de la pelota a Luisma Seijas, Omar Pérez y Edinson Méndez nunca llegaron a transformarse en un argumento sólido ante la muralla que habían construido Javi López, Hugo Soto, Jonathan España y el resto de la retaguardia llanera.

El único expediente que se abrió en la primera parte fue el penal no pitado sobre Ramírez, quien antes ya había dejado pinceladas al servir una muy buena bola para Jhon Murillo, a quien le sobraron ganas y potencia en su desviado disparo.

Recompensa. Ya en el segundo tiempo, el ecuatoriano Roddy Zambrano volvió a pecar, esta vez para favorecer a Zamora en un penal que jamás le cometieron a Falcón. Sin embargo, Ramírez tomó la pelota y con todo el desparpajo de un fuera de serie como lo es él, la puso en el medio de arco de un Camilo Vargas que había saltado hacía su palo izquierdo.

El gol, no obstante, terminó teniendo mejores efectos en Santa Fe que ganó en valentía mientras le sembró temor a la juventud zamorana. Así fue cómo llegó el empate para los colombianos, cuando Méndez presionó a Ramírez y forzó un error de este que aprovechó Ferreira para servirle la cena a Jonathan Copete, quien definió a la base del poste derecho de Angulo antes de pedir perdón rememorando su pasado en Barinas.

El empate parecía la repetición de la visita de Mineiro, bien trabajada por Zamora hasta que Jo les arrebató un punto en el minuto 88.  La jerarquía que faltó esa noche la tuvo ayer Juan Falcón, quien sacó pecho en la recta final del partido. Primero con un disparo que obligó a una larga estirada de Vargas y luego al firmar el gol que le devolvió la esperanza a su equipo. Tras recibir una bola al borde del área, el delantero portugueseño protegió la pelota como un gendarme y sacó un remate con la potencia y la colocación suficientes para entrar por el segundo palo.

Su gol fue una reivindicación para una ciudad que había esquivado los altos precios para llenar La Carolina. Para un equipo que no se ha rendido en su anhelo de avanzar de fase. Y también para un proceso que ha visto crecer a un grupo de jugadores que pese a no estar en la alta sociedad del fútbol venezolano, han respondido de la mano de Sanvicente. Ramírez y Falcón son los dos rostros más visibles de esa siembra y ayer dieron nuevamente frutos.