• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Xolos es la cara amable de la violenta Tijuana

Farías firmó por un año con el conjunto fronterizo | Foto EFE

Farías firmó por un año con el conjunto fronterizo | Foto EFE

El nuevo club de César Farías ha sido una válvula de escape para los problemas de narcotráfico y delincuencia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

César Farías llegará a Tijuana mañana. Es buen momento porque la urbe mexicana ha sido sacada este año de la lista que reúne a las 50 ciudades más violentas del mundo. En 2008, el Consejo Ciudadano de Seguridad de México la sitúo en el cuarto lugar, al reportar una tasa de 73 asesinatos por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, desde entonces la ciudad ha avanzado en varios aspectos y uno de ellos es el deportivo, en el que los Xolos han tenido un papel determinante.

Pese a ser la cuarta localidad más poblada, Tijuana no tuvo un equipo en la primera división de México hasta 2011. Ese año, las dudas comenzaron a aparecer en la prensa de ese país ya que el dueño del club, Jorge Hank Rhon estuvo preso luego de que la policía encontrara 88 armas de guerra y 9.000 cartuchos en su casa. “No me llevo por rumores”, respondió Farías cuando se le preguntó por la reputación de su nuevo jefe. “Si tiene alguna prueba llévela a las autoridades de México”, le contestó al reportero.

Al historial de Hank también se ha sumado la detención de uno de sus chóferes con 50 kilos de cocaína en 1995. Así como el asesinato de un periodista, el cual fue ejecutado por uno de sus guardaespaldas en 1988. También otras acusaciones de la prensa mexicana donde lo vinculan con narcotráfico y contrabando.

Es por esto, el club está a nombre de Jorge Alberto Hank Inzunza, uno de sus 19 hijos, quien también maneja, al menos nominalmente, el Grupo Caliente, el emporio de empresas de apuestas y casinos que tiene la familia en todo México.


Bases. Pese a las dudas que existen en el país mexicano sobre la legalidad de los fondos de Hank -quien también fue Alcalde de Tijuana entre 2004 y 2007- el club ha dado pasos firme de la mano de Hank Inzunza, hijo de Hank Rhon y nieto de Carlos Hank González, quien por varios años tuvo cargos importantes en uno de los partidos políticos más importantes: el PRI.

Tras su fundación en 2008, ascendió a primera división en 2011 y al año siguiente ya celebró su primer título. Los éxitos hicieron que la afición se enganchara de inmediato y comenzara a llenar las 20.000 sillas del Estadio Caliente en donde, asegura la prensa de la ciudad, también acuden casi 5.000 estadounidenses que cruzan la frontera.

No en vano, las autoridades locales condecoraron al club hace unos meses por generar hasta 76.000 dólares mensuales al turismo de la ciudad. Es la cara más amable de una ciudad que por años estuvo marcada por la violencia y los negocios oscuros. Como los que se le acusan tener a su dueño.