• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Con alas al vacío

El Wingsuit es una modalidad del paracaidismo | Foto: Cortesía Carlos Pedro Briceño

El Wingsuit es una modalidad del paracaidismo | Foto: Cortesía Carlos Pedro Briceño

El Wingsuit es una modalidad del paracaidismo que se puede practicar desde un avión o al saltar de una plataforma fija El Wingsuit es una m paracaidismo que se puede pra desde un avión o al saltar de un plataforma fija

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde el día que el colombiano Jonathan Flórez surcó el cielo de Monserrat en Colombia trajeado con unas alas semejantes a las de las ardillas voladoras, las personas comenzaron a interesarse por una modalidad del paracaidismo sin saber si quiera su nombre exacto, el Wingsuit, y mucho menos conocían que el venezolano Carlos Pedro Briceño, quien practica esta disciplina, es un muy buen amigo del temerario neogranadino.

"Comencé en el paracaidismo en 1999, luego de graduarme de administrador debido a que antes era imposible, porque mis padres jamás me hubiesen dado ni un medio para este deporte". Estas son palabras de Briceño quien confiesa que financió su primeros saltos con el sueldo que devengaba de su trabajo en una petrolera en Puerto La Cruz, Anzoátegui, estado que durante tres años y medio se convirtió en su paso permanente para llegar a San Juan de Los Morros donde practicaba el paracaidismo.

Su vida como deportista se inició desde que estaba en primaria cuando decidió entrar en la vida de los deportes extremos practicando surf a los 13 años de edad. Comenta que con ello buscó disciplinas que le dieran mayor adrenalina. Desde pequeño le llamó la atención qué se sentiría al volar y esto lo motivó a dedicarse a la disciplina que define como increíble.

El venezolano, que realizó su primer salto base desde el segundo viaducto de La Guaira y ha sobrevolado el tope del Salto Ángel en cuatro oportunidades, no se equivocó al intentar esta modalidad que actualmente se atreve a catalogar como su pasión desde hace cuatro años.

"El Wingsuit viene ligado con mi pasión por el salto base, decidí intentarlo debido a que me parecía increíble poder saltar de una montaña y volar con tu cuerpo distancias que sin un traje serían imposibles de recorrer y desde entonces es lo que practico".

Es constante la duda de cómo se sentirá el instante en el que el atleta decide dar el paso fuera de la plataforma o del avión, ese segundo en el que más de uno se pregunta qué hago aquí. "La sensación de libertad adrenalina y de euforia que sientes cuando saltas de una montaña y pasas entre árboles, entre grietas, etc. no te la da ningún otro deporte, somos privilegiados los que podemos hacerlo. La sensación de saltar del avión es increíble, tienes todo el cielo para ti y puedes volar como lo desees con tu cuerpo. Si me ponen a escoger entre el salto base y el del avión prefiero el base con alas que es una sensación que no la iguala nada", dijo Briceño.

Un día de salto cualquiera.

"Las dinámicas de un día de salto varían según el sitio en el que estés, por ejemplo si voy a saltar de una montaña en Suiza donde es legal, te levantas, verificas que el viento sea el adecuado para el salto, que no haya nubes en la montaña para tener visibilidad y preparas tu salto. Uno debe estar calmado, con energías positivas para que todo salga bien".