• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Wilmer Flores estuvo perfecto en seis turnos, como lo hizo Edgardo Alfonzo en 1999

El Citi Field ovacionó al carabobeño con su último imparable | Reuters

El Citi Field ovacionó al carabobeño con su último imparable | Reuters

El utility de los Mets se fue de 6-6, con par de jonrones, y contribuyó en la paliza de los metropolitanos a Cachorros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año pasado asistentes al Citi Field de Nueva York se pusieron de pie para regalarle vítores a Wilmer Flores. Las lágrimas del utility, al saber que había posibilidad de ser cambiado a Milwaukee, y un repunte ofensivo con el madero tras cancelarse la transacción, fueron los detonantes de la aclamación.

La ovación que recibió ayer el carabobeño no fue por quedarse en el equipo, sino por anotarse para siempre en el libro de hitos de los Mets. No pudieron hacerlo out. Cada vez que se paró en el plato estuvo perfecto. Se fue de 6-6, con par de cuadrangulares para llegar a cinco en la temporada. Su faena fue parte importante en la paliza de los metropolitanos a los Cachorros de Chicago (14 por 3).

Quién sabe si Flores estará toda su trayectoria con los neoyorquinos, pero por lo menos su nombre estará adherido al del también venezolano Edgardo Alfonzo, quien en 1999 se convirtió en el primer jugador de los Mets en conectar seis imparables en la misma cantidad de turnos. Eso ocurrió el 30 de agosto. El mirandino pegó tres vuelacercas e impulsó cinco carreras.

La jornada de Flores no fue tan impactante como aquella, pues con sus batazos fletó cuatro rayitas y pisó el plato en tres ocasiones. Sin embargo, es una de las mejores actuaciones para un paleador criollo en las Grandes Ligas. Estuvo cerca del recordado César Gutiérrez, quien en 1970, con Detroit, se fue de 7-7.
Por los úrsidos, Willson Contreras ligó de 3-1 con su cuarto jonrón de la campaña y el careta Miguel Montero debutó como lanzador con labor de 1.1 innings y una carrera permitida.

En la victoria de los Nacionales de Washington sobre los Rojos de Cincinnati (12 por 1), Wilson Ramos largó su decimocuarto estacazo, se fue de 4-3 y elevó su promedio a .343. Por los escarlatas, Ramón Cabrera de 3-1 y rompió con el juego sin hits ni carreras en el octavo capítulo; José Peraza de 4-1 y Eugenio Suárez de 3-0.