• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Wembley agota las entradas para un duelo de Inglaterra que se verá en abierto

Jugadores ingleses celebran / EFE

Jugadores ingleses celebran / EFE

El encuentro, clasificatorio para Brasil 2014, que emitirá en el Reino Unido la cadena comercial ITV, brindará a los aficionados ingleses una de las raras ocasiones de ver a sus ídolos fuera de los canales de pago

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Federación inglesa (FA) anunció que las entradas para el encuentro en Wembley de este viernes entre Inglaterra y San Marino están agotadas, a pesar de que el duelo se emitirá en abierto en la televisión británica.

El encuentro, clasificatorio para Brasil 2014, que emitirá en el Reino Unido la cadena comercial ITV a partir de las 19.00 GMT, brindará a los aficionados ingleses una de las raras ocasiones de ver a sus ídolos fuera de los canales de pago.

La británica ITV mantiene los derechos de los partidos de la selección inglesa, tanto los amistosos como los pertenecientes a la clasificación para el Mundial, una excepción en un sistema televisivo en el que todos los encuentros de liga y gran parte de los de Liga de Campeones se retransmiten por plataformas cerradas.

A diferencia de otros países, donde al menos un partido de la Liga a la semana se emite en abierto, la Premier League solo puede verse en el Reino Unido a través de dos cadenas de pago: Sky Sports -parte de BSkyB, participada por el magnate Rupert Murdoch- y ESPN, propiedad del grupo Walt Disney.

Sky ofrece 115 partidos durante la temporada 2012-2013, la mayoría de ellos programados los sábados a las 11.45 GMT y los domingos a las 12.30 y a las 15.00 GMT, mientras ESPN tiene derechos sobre 23 choques, que acostumbra a retransmitir los sábados a las 16.30 GMT.

El paquete por las últimas tres temporadas dejó en las arcas de la Premier League 1.773 millones de libras (2.216 millones de euros), mientras el acuerdo para las próximas tres (a partir de la campaña 2013-2014), que se alcanzó en junio y en el que la plataforma BT sustituyó a ESPN, se firmó por 3.018 millones de libras (3.772 millones de euros), un incremento cercano al 70 por ciento.

Si bien los horarios de los partidos no han variado en los últimos años, la tendencia esta temporada en la liga inglesa es repartir los encuentros de los equipos con mayor tirón mediático (Manchester United, Manchester City, Arsenal y Chelsea) de forma que no coincidan a la misma hora, algo que sí ocurría las últimas temporadas.

Una de las singularidades del fútbol inglés es la prohibición de retransmitir en el Reino Unido los partidos que se disputan los sábados a las 14.00 GMT, hora tradicional del comienzo de los encuentros en Inglaterra y que todavía aglutina gran parte de los choques de cada jornada.

Esa medida, establecida para "proteger la afluencia de público y el ambiente en los estadios", según explica la Premier League, obliga a Sky a retransmitir 242 partidos al año en diferido, algo más de tres horas después del pitido final.

Algunas aficionados y "pubs" británicos tratan por su cuenta de sortear esa medida sintonizando canales extranjeros que emiten la liga inglesa por satélite.

Respecto a la Liga de Campeones, en el Reino Unido se emiten 16 encuentros en abierto cada temporada, en virtud del acuerdo que alcanzaron ITV, Sky Sports y la UEFA el pasado año, por el que ambos canales firmaron un contrato de tres temporadas cifrado en unos 400 millones de libras (unos 500 millones de euros).

ITV emite un encuentro de la máxima competición europea los martes, mientras que Sky Sports retransmite el resto, hasta 129 choques cada campaña.

La única competición de élite en el fútbol inglés que se emite completamente en abierto es la Copa de Inglaterra, gracias a las estrechas relaciones que mantienen la Federación inglesa (FA) y ITV, que negociaron conjuntamente los derechos de la selección nacional y de la Copa.

El pasado mes de enero se renovó por 90 millones de libras (112,5 millones de euros), durante dos años, el acuerdo entre la cadena y la FA, un precio un 30 por ciento inferior al del anterior trato, por el que ITV pagó 275 millones de libras (343 millones de euros) por cuatro temporadas.