• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Vizquel celebró su carrera en el estadio que le vio crecer

Bob Abreu, Omar Vizquel y Urbano Lugo Jr. | Foto: Williams Marrero

Bob Abreu, Omar Vizquel y Urbano Lugo Jr. | Foto: Williams Marrero

Las estrellas de Venezuela y Dominicana jugaron para honrar la trayectoria del 11 veces ganador del Guante de Oro

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Antes de ser reconocido por sus excelencias defensivas y comenzar a fraguar su dorada carrera de 24 años en las mayores, Omar Vizquel sorprendía con sus engarces en el Estadio Universitario. Rodeado de los suyos y vitoreado por los aficionados, el caraqueño comenzó a crecer con el uniforme de los Leones hasta una estatura que pocos han alcanzado.

Por eso desbordaba entusiasmo horas antes del Juego de Estrellas entre las ligas de República Dominicana y Venezuela, que se llevó a cabo anoche en honor a su dilatada trayectoria.

“Reencontrarse con la pasión que se vive en este parque, al lado de tu familia, donde te reconocen, es un honor”, dijo el ex grandeliga. “Estoy muy contento por el homenaje de la LVBP en reconocimiento a mi carrera tanto en el país como en Estados Unidos. Cuando eso pasa, te sientes chiquitico”.

A poco más de dos meses de su retiro, Vizquel extraña prepararse para los entrenamientos de primavera porque “me acostumbré a seguir un programa bastante riguroso”.

Todavía asiste al gimnasio con regularidad, pero se ejercita con menos intensidad que en el pasado, para no olvidar sus rutinas. Aunque el tiempo libre no le aburre. Sin la obligación de pensar en una venidera campaña, ha sacado del garaje su bicicleta de montaña.

“Era algo que no había hecho por los peligros de una lesión y lo he disfrutado bastante, todavía no me caigo (risas). Me estoy concentrando disfrutar más la vida y pasar más tiempo con mis chamos”.

En la lista de cosas por hacer, ese ítem ya fue tachado. Aunque faltan varios importantes. “Tengo pensado tratar de torear, salir al ruedo con un novillo, quiero saltar en paracaídas, asistir a la Triple Corona del hipismo, manejar un carro F-1. Te privas de algunos gustos por un contrato en las grandes ligas”. Eso sí, ganas no le faltan de estar uniformado. “No voy a mentir. No me retiré porque no pueda seguir jugando pelota. Las condiciones todavía están allí. Todavía puedo tomar pelotas a ambos lados del campo, tirarme de cabeza. Pero mentalmente no puedo adaptarme a estar sentado en el banco, jugar una vez a la semana o cuando el partido está 10-0, llenar el espacio de un lesionado. Ya no disfrutaba lo que hacía y, cuando ocurre eso, es mejor dar un paso al lado”.

Ahora se entusiasma con ser técnico y espera ofertas de las mayores. En un futuro cercano se visualiza como mánager del Caracas, “aunque no será fácil”. Mientras, disfruta ser reconocido por sus logros y aprovecha el solaz fuera del terreno.