• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

La Vinotinto aun está en la búsqueda de un modelo fijo

La Vinotinto se encuentra concentrada en Margarita | Foto Archivo

La Vinotinto | Foto Archivo

Richard Páez describió cómo funcionó su combinado nacional, al tiempo que César Farías y Noel Sanvicente apostaron a otras formulas diferentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El éxito de la selección de España en los años recientes, se basó en un modelo de juego implementado durante un largo período de tiempo. En América, Marcelo Bielsa llevó a Chile una forma de trabajar en 2008 que se sostuvo con sus bemoles y caídas durante un tiempo prolongado, hasta el éxito de Jorge Sampaoli en la Copa América 2015.

Sin embargo, en Venezuela aún no ha existido cohesión y coherencia en el modelo de juego de la selección nacional. “Nosotros en su momento, apostamos a lo que más nos gustaba”, comentó Richard Páez sobre su época como técnico de la Vinotinto.

“La idea de nosotros era que el jugador se entretuviera, se divirtiera construyendo el juego. Era un acto de rebelión contra lo que estaba establecido antes. En mis tiempos nos mandaban atrás y a aguantar para pegarle un pelotazo arriba y que el delantero resolviera. A mí eso me incomodaba. Quería ser ambicioso, apostar a más. Por eso quise probar con una fórmula de tenencia de la pelota, y comenzamos a quitarnos el velo de perdedores, para comenzar a ganar”, contó.

Páez explicó que su selección funcionaba en cuatro secciones distintas. “Teníamos dos laterales que eran como pistones. Iban y venían. Más bien, tenía que reclamarles más retroceso, aguantarlos un poco. Dos centrales fijos, con un volante central, que era “Pájaro” Vera, un dinamo a la hora de mandar y recuperar la pelota. Ellos tres armaban un triangulo para defender y darle estabilidad al equipo”, apuntó.

“Después estaba un mediocampista que era un barredor, Miky Mea Vitali o Leo Jiménez, quienes le daban salida limpia al equipo; y después los tres zurdos que se encargaban de jugar. Ellos estaban relevados de cualquier tarea defensiva, salvo Gaby Urdaneta, que de los tres era el que más podía ayudar a defender. Estaban Ricardo David (Páez) y Juan (Arango); y un delantero que era el que estuviese mejor de turno, Ruberth (Moran), “Pequeño” (Rondón). La idea era hacer circular rápido la pelota, con movimiento. Que el jugador se atreviera”, añadió.

No obstante, y a pesar de los éxitos deportivos, la salida de Páez derivó en un cambio de modelo. “No se mantuvo lo que llevamos. La idea de César también resultó, y fue positiva; y lamentablemente el último tiempo no fue satisfactorio”, comentó el merideño.

Con Farías la selección apostó a la solidez defensiva para construcción de su juego, y con Noel Sanvicente se buscó verticalidad y explosividad para sorprender al rival; dos formulas diferentes a la aplicada por Páez. “También en ese aspecto, la FVF debe tener algo de coherencia. Hay que apostar a una formula fija. Ojalá la de Rafa (Dudamel) sea positiva”, remató.