• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Villa y Tello se postulan como plan B ante el precipicio

David Villa celebra su gol ante el Sevilla / EFE

David Villa celebra su gol ante el Sevilla / EFE

No hay margen de error y cualquier paso en falso sería fatal. A los azulgranas les esperan ahora dos clásicos consecutivos, el más importante de ellos este martes, en la vuelta de las semifinales de Copa tras el 1-1 en el Bernabéu

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Barça se acerca al precipicio, ese delicado alambre que separa la gloria del fracaso en una temporada. Ante las dudas acumuladas tras la derrota en Milán y los titubeos iniciales ante el Sevilla, David Villa y Cristian Tello se postulan como el plan B azulgrana en la fase decisiva de la campaña.

No hay margen de error y cualquier paso en falso sería fatal. A los azulgranas les esperan ahora dos clásicos consecutivos, el más importante de ellos este martes, en la vuelta de las semifinales de Copa tras el 1-1 en el Bernabéu. Y, en dos semanas, deberán remontar un 2-0 muy adverso ante el Milan, si quieren seguir vivos en Europa.

Ante el despeñadero, Villa y Tello reclaman una oportunidad. Cuando los fantasmas de otra derrota acechaban ante el Sevilla, con un Messi melancólico y un Alexis indolente, el asturiano apareció para anotar el empate, mientras que Tello revolucionó el ataque y asistió a Messi en el gol de la victoria.

David y Cristian son tipos serios. De gesto severo y ceño casi siempre fruncido, dados a sonreír poco sobre el césped, pertenecen a esa estirpe de futbolistas que saben que su misión no reside en la plasticidad, ni en el gesto de cara al graderío, tampoco en el discurso ante los micrófonos, sino en la esencia básica de este deporte: correr, disparar, marcar. El resto es accesorio.

Son proletarios en mitad de un enjambre de artistas. Después de que el equipo no lograra disparar a puerta en San Siro y que el mismo problema se repitiera durante muchos minutos ante el Sevilla, el instinto goleador de uno y la insolencia eléctrica del otro son las nuevas cartas bajo la manga de Jordi Roura y Tito Vilanova.

"Villa tiene gol y esto es básico", explicaba Roura ayer. "Vamos a intentar si sigue esta progresión física y nos puede ayudar en el tramo final de temporada. Seguro que lo hará, porque es un jugador determinante en este aspecto".

Con doce tantos en el global de este curso en todas las competiciones, el 'Guaje' es el segundo máximo goleador del equipo, también en Liga (7), a pesar de la falta de minutos, las lesiones y de solo haber sido titular en nueve jornadas ligueras.

Menos oportunidades aún ha tenido Tello. Ascendido del filial por Pep Guardiola el año pasado, empezó con buen pie esta temporada, pero acabó diluyéndose hasta pasar a ser la última opción entre los delanteros, quedando fuera de la convocatoria en varias ocasiones y relegado solo a revulsivo eventual.

"Soy consciente de mi rol en el equipo. Si entro en la segunda parte, tengo que aprovechar al máximo los minutos. Roura me ha dicho que abriera el campo, desbordara y que, cuando tuviera la oportunidad, mirara a portería", reconocía Tello en zona mixta.

Situados hasta ahora como alternativas por detrás de Messi, Iniesta, Pedro, Alexis e incluso Cesc, su actuación abre una alternativa ante los desafíos próximos. El ariete asturiano y el extremo catalán pueden ser esos mineros de pico y pala en el área, claves para abrir grutas en cualquier muro de granito rival.

Villa -31 años- es máximo artillero en la historia de la selección, mientras Tello -21 años- es el fórceps azulgrana para estirar el campo y crear espacios. "Un delantero peculiar", según Roura. Ambos tienen la portería rival entre ceja y ceja, aunque eso les haya costado más de una bronca de Leo Messi en algún partido.

Ayer, sin embargo, el argentino fue el primero que se acercó a felicitar a Villa cuando éste logró el empate. Y corrió a abrazar antes que a nadie a Tello, para agradecer al joven canterano la magnífica asistencia en el tanto que culminó la remontada. En la de anoche ambos fueron claves. Para las que llegan, Tito Vilanova ya sabe que puede contar con ellos.