• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Venezuela ilusiona

La selección Sub 17 derrotó a Ecuador

La selección Sub 17 derrotó a Ecuador

La selección Sub 17 derrotó ayer a Ecuador y pisó firme en su primera prueba en el Suramericano de la categoría

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La selección Sub 17 de Venezuela puso ayer la primera piedra del puente que, espera, lo lleve hasta el Mundial de Emiratos Árabes. Con destellos de muy buen fútbol y con un destacable orden defensivo, el conjunto de Rafael Dudamel derrotó a Ecuador (0-1) y sumó sus primeros tres puntos.

Tres unidades que dibujan un buen panorama para el futuro del cuadro criollo en el inicio de la competencia.

Con una propuesta osada, el seleccionador venezolano levantó a su equipo sobre una primera línea de tres defensores, una recurso poco utilizado en el fútbol venezolano pero que le rindió buenos dividendos al entrenador. Especialmente por la seguridad de Franco Díaz, el capitán del equipo. Un buen marcador y mejor cabeceador, quien fue responsable del rebote que le permitió a Andrés Ponce anotar el gol del triunfo.

Más allá de tener buenas individualidades, el conjunto venezolano mostró también destellos de buen juego, especialmente cuando lograron encontrarse sus volantes con buen pie como los zurdos José Luis Hernández, Francisco La Mantia o David Zalzman, quien centró la pelota que terminó significando el único tanto.

No obstante, es en la delantera donde esta selección venezolana tiene sus mejores armas. Con Ronaldo Peña, un talentosísimo atacante capaz de firmar regates de playstation, y con Ponce, quien aún mermado por unas molestias físicas llegó a tiempo para empujar la pelota a la red.

A partir del gol, Ecuador comenzó a desenfundar sus armas. En una generación tan influenciada por los videojuegos, el regate parece estar de moda.

Con esa espada fue que Intriago y Moreira se dedicaron a cortar los flancos venezolanos, obligando al portero Beycker Velázquez a esforzarse. El arquero del Caracas, un alumno fiel de la escuela de guardametas atrevidos como Renny Vega, detuvo todos los disparos que pasaron cerca de su arco.

Su único lunar fue un par de malas salidas, aunque Ecuador jamás supo aprovechar esa debilidad.

Con menos brillo, Venezuela se dedicó en el segundo tiempo a manejar el resultado, con una sobriedad impropia de esta categoría. Tapó los espacios y se sentó a ver como su rival tiraba todas las pelotas que podía por encima del arco criollo. El abrazo final valía la pena el sacrificio. Los tres puntos son un firme primer paso en las intenciones venezolanas. Es cierto que apenas va un partido, pero la primera presentación de la Vinotinto Sub 17 ilusiona.