• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Venezuela se despidió del Mundial de Moscú sin grandes festejos

El equipo de relevo venezolano de 4x400 se quedó fuera de la final | FOTO: AFP

El equipo de relevo venezolano de 4x400 se quedó fuera de la final | FOTO: AFP

La mayor delegación vinotinto de la historia tuvo en el relevo 4x400 a su mejor exponente, con el noveno lugar

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La delegación de Venezuela regresará del Mundial de atletismo de Moscú con emociones encontradas. Hace un par de semanas viajaron a Rusia 14 atletas –por la baja a última hora del lesionado maratonista Pedro Mora-, la mayor cantidad de venezolanos en una cita mundial. Con aspiraciones modestas, del grupo de corredores y lanzadores no se esperaban medallas, pero sí presencia en al menos tres finales.

No fue posible cumplir con el pronóstico que habían hecho en la FVA, que tenía fe en las posibilidades de brillo de José Gregorio Peña en los 3.000 metros con obstáculos, del relevo 4x400 -la joya de la corona vinotinto- y de la lanzadora de martillo Rosa Peña, todos con experiencia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Peña fue la primera tristeza para el grupo. El tachirense se preparó en México durante meses y a pesar de ello no consiguió el objetivo de correr por debajo de los 8:20 segundos  y quedó fuera de la final, con 8:24:88 y en el puesto 16 de las general (avanzaban 15).

Rodríguez, campeona iberoamericana y suramericana, trabajó en Eslovenia con la meta de al menos igualar su mejor marca: 73,64 metros. La larense recibió asesoría de psicólogos para reforzar su confianza en sí misma y llegada su hora de lucirse sucumbió ante la presión. Su registro de 69,35 le dejó apenas a centímetros de pasar a la final.

“En el tercer lanzamiento me apresuré porque debía dejarlo todo, traté de esforzarme al máximo y lamentablemente no se pudo”, dijo tras su competencia. “Me voy del Mundial un poco frustrada, trabajamos mucho para lograr la meta que era clasificar a la final”.


Con dolor. La caída más dolorosa, sin duda, fue la del relevo 4x400. Ganadores de un diploma olímpico en Londres por su séptimo lugar, el grupo formado por Arturo Ramírez, Fredy Mezones, Alberto Aguilar y José Meléndez llegó al Mundial con grandes aspiraciones. El trabajo cumplido en California, Estados Unidos, en el que vieron bajar sus marcas, les permitía soñar en grande. “Creo que podemos terminar terceros o cuartos en la final”, dijo Meléndez antes de la prueba.

Finalmente debieron sufrir la decepción de quedar fuera de la fiesta. Centésimas de segundo fue la diferencia entre el equipo de Brasil, último en pasar a la final, y los venezolanos, que ocuparon el noveno lugar.

“Debemos al regresar al país, reunirnos y recomendar la adición de nuevos corredores” analizó Wilfredys León, presidente de Feveatletismo, tras el revés de la posta. “Es fundamental que los velocistas  puedan correr más en forma individual. Debemos planificar muy bien para que ellos corran más seguido, eso ayudará al relevo a contara con velocistas fogueados en eventos internacionales”.

En el afán de alcanzar el éxito grupal, hubo sacrificios. El guariqueño Meléndez, de 20 años de edad, sorprendió con su clasificación a semifinales en la prueba individual de 400 metros planos. Su entrenador era partidario de que no compitiera y finalmente se le permitió a Meléndez correr, aunque con orden de no dar el máximo y reservarse para la posta. Siempre quedará la duda de si habría conseguido llegar a la final.


Con optimismo. Pese a que no se logró cumplir las metas –sólo Meléndez logró mejorar su marca personal-, en Feveatletismo no mencionan la palabra fracaso.

“Teníamos expectativas de al menos dos finales: el relevo 4x400 y Peña, sin descartar a Rosa Rodríguez. Lamentablemente no se logró pero el balance no es negativo”, aseguró Marcos Oviedo, vicepresidente de la federación. “Llevamos la mayor delegación de la historia y tenemos presencia mundial. El relevo es noveno del mundo, Peña está entre los 16 mejores y Rosa entre las mejores 20. Hay un progreso, pero falta mucho trabajo por hacer y cosas qué corregir”.

Oviedo cree que además de los errores, hubo sorpresas que afectaron las aspiraciones vinotinto: Con el relevo 4x400 hubo fallas de entrega que no debieron suceder. A Brasil le hemos ganado todo el año y aquí vino, sorprendió con ese tiempo de 3:01 y nos sacó de la final. Los muchachos tuvieron un mejor tiempo que en Londres y quedaron fuera, eso evidencia el nivel tan alto que hubo en el Mundial. Con los lanzadores hubo problemas logísticos en la preparación y a Peña le tocó una prueba extremadamente difícil. Siempre estuvo ente los primeros y aunque no logró bajar de 8:20 que lo hubiera puesto en la final, tuvo una buena marca”.


Lo que viene

El atletismo venezolano no tendrá mucho tiempo para restañar las heridas. Tan pronto como sea posible deberá comenzar el trabajo de preparación para los Juegos Bolivarianos de Trujillo, que serán en noviembre. “Los Juegos Bolivarianos será un reto muy difícil. Colombia ha mostrado un alto nivel de desarrollo en el atletismo y debemos trabajar en el equipo para no dar tregua”, dijo Oviedo. “Ya estamos trabajando en la planificación y los atletas a la brevedad posible viajarán a Quito, México, Eslovenia y Estados Unidos, dependiendo de su especialidad. No podemos perder tiempo”. A Oviedo le parece que  la inclusión de cinco países como invitados en esta edición de los Bolivarianos, primera parada del ciclo olímpico, restará medallas a los venezolanos: “Estamos preocupados por la decisión de la Odebo de invitar a esos cinco países en igualdad de condiciones. Chile tiene buenos atletas y República Dominicana grandes velocistas. Colombia perderá algunas medallas, pero nosotros también”.