• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“Vamos a ganar”

Cabrera: “En Venezuela no pueden vivir libres”

El maracayero está entusiasmado con la competencia mundial del año que viene y de ponerse Venezuela en el pecho AFP

Al ver reunidos a seis de los mejores peloteros venezolanos en el Juego de Estrellas 2016, el inicialista de Detroit, Miguel Cabrera fijó en lo más alto la vara para la selección venezolana que participará en la próxima edición del Clásico Mundial de Beisbol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El Juego de Estrellas 2016 fue una especie de ensayo para el Clásico Mundial. Por lo menos así podría verse para Venezuela. Observar la reunión de Miguel Cabrera, José Altuve, Carlos González, Salvador Pérez, Wilson Ramos y Odúbel Herrera; puede catalogarse como una epifanía del espíritu de la selección criolla que competirá en la justa del próximo año. Hay grandes probabilidades de que los seis peloteros coincidan como Vinotintos.

La unión de los mejores jugadores nativos no solo crea ansiedad en Venezuela. También hay mucho interés por parte de los periodistas estadounidenses que, al ver el conglomerado patrio, no dudaron en interpelar sobre el tema a Cabrera, quien es visto como el líder de todos los beisbolistas que brotan de la tercera nación con más grandeligas. 

“Vamos a ganar”, le dijo el inicialista de los Tigres al rotativo Detroit Free Press, en referencia a la representación criolla que, como en los tres Clásicos anteriores, será uno de los equipos favoritos en la primavera de 2017. 

“Me enorgullece mucho porque es el único momento que nos podemos poner Venezuela en el pecho. Eso es algo que nos llena de orgullo. Con suerte, podemos hacer un buen trabajo, así que espero que podamos ganar”.

A diferencia de los otros grandes deportes de conjunto venezolanos (fútbol y baloncesto), la selección de beisbol es considerada por la comunidad mundial como una posible campeona. La razón es la continua producción de grandeligas que luego se posicionan en la élite de la disciplina. 

En 2009, con Cabrera como cuarto bate, el combinado logró el tercer lugar de la competencia. Es el escaño más alto que ha escalado un seleccionado criollo mayor en un certamen de categoría mundial. Luego ocurrió la decepción de 2013, cuando Miguel adoptó la capitanía de la novena.

Nadie discute que su figura sea la de un adalid. Es el cabecilla de las intenciones venezolanas. El heredero de las épocas de Alfonso “Chico” Carrasquel, Luis Aparicio, David Concepción y Andrés Galarraga. Es un rol que Cabrera disfruta.

“Me hace sentir orgulloso”, comentó. “Cada vez que ves a un muchacho de Venezuela que tiene éxito en los Estados Unidos, me hace sentir orgulloso porque sabes que es uno de nosotros”.

Apegado a su papel de líder, Cabrera se encarga de sacar de dudas a los reporteros estadounidenses, cuando se aborda el tópico de la crisis económica y el desabastecimiento que sacude al país. Es un tema que no es ajeno para ninguno de los venezolanos que hacen vida más allá de las fronteras.

“La gente no puede encontrar lo que quiere”, expresó el paleador. “No pueden andar con libertad por toda la violencia que existe. No pueden hacer muchas de las cosas que hacíamos cuando éramos niños”.

Vaya que si el próximo año se cumplen las metas fijadas por Cabrera, sería un grato aliciente para el país, el tercero más beisbolero del mundo occidental.

Salvador Pérez: “Él es el líder”

Miguel Cabrera adoptó bien su rol de capitán. Lo hizo desde que emergió como el pelotero franquicia de los Marlins de Florida y lo perfeccionó cuando llegó a los Tigres de Detroit. También es el papel que tiene en la selección venezolana y en el contingente criollo en las mayores.

“Él (Cabrera) es el líder de todos los venezolanos en las Grandes Ligas”, le dijo Salvador Pérez al diario Detroit Free Press

“Es mi hermano”, comentó Wilson Ramos, otro de los venezolanos en el Juego de Estrellas 2016. “Cuando lo vi medio un gran abrazo y es especial porque cuando era más joven seguía mucho a Miguel. Es uno de los mejores bateadores del beisbol”.

¿Saben por qué Eric Hosmer, Jugador Más Valioso del choque estelar, tomó tres turnos al bate? Pues de acuerdo con Marly Rivera, periodista de ESPN, Cabrera se le acercó a Ned Yost, manager de la Liga Americana, para que dejara al inicialista batear, ya que creía que tenía oportunidad de ser el más destacado del encuentro.