• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Valera se vistió de fiesta para esperar la final

Trujillanos se entrenó en el Estadio José Alberto Pérez | FOTO AVS PHOTO REPORT

Trujillanos se entrenó en el Estadio José Alberto Pérez | FOTO AVS PHOTO REPORT

La afición de la ciudad respondió a la cita del torneo copero, con pancartas, banderas y colectas desde el mediodía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

No todos los días una ciudad apacible como Valera amanece como sede de la final de la Copa Venezuela. Aunque el torneo de fútbol esté en horas bajas, en medio de un bache de rendimiento futbolístico y organizativo, ser testigos de una final es algo para celebrar.

Y ayer, desde temprano, Valera se preparó para vivir en la noche una fiesta memorable. Desde la entrada a la capital de Trujillo por la zona sur, cerca de donde está el estadio José Alberto Pérez, y hasta la parte norte de la ciudad con su tranquilidad característica, todos tenían que ver, de alguna u otra manera con la final de la Copa Venezuela que disputaba el consentido de la afición de la ciudad: Trujillanos.

En las calles predominaban el color amarillo y el marrón, característicos de la camiseta de local del conjunto que dirige el argentino Horacio Matuszyczk. Una camioneta pick up roja llevaba una larga bandera con dos franjas de tela de los respectivos matices aurimarrones, con una inscripción en la que se podía leer “1989 – 2010 – 2014, La Copa Venezuela se queda”.

Desde 2010 la ciudad no vivía un furor semejante. En aquel entonces, Pedro Vera y Leonardo González, los hoy técnicos del rival de turno (La Guaira), le dieron a la afición de la ciudad su primer trofeo en 21 años; precisamente cuando ganaron la Copa Venezuela en Barinas.

Bajo su mando, además, el conjunto andino llegó tres veces consecutivas a esta instancia, cediendo en dos ocasiones, una ante Caracas, y la otra ante Mineros. “Pedro Vera y Leo González son gente querida acá. Pero ahora son rivales, y nosotros queremos ganar otra vez”, comentó Simón Peña, trabajador del hotel Country Valera, en la zona norte de la ciudad.

El pronóstico de Peña era optimista. “2-0. Anotan Arrieta y Cabezas. Después ganamos el fin de semana, y nos llevamos el Apertura en Caracas contra Petare”, dijo exultante. “Ya en las calles hay gente preparando las cervecitas de la noche. Si ganamos, para la fiesta, y si perdemos, bueno, habrá que pasar el despecho”, comentó risueño.

No se alejaba de la verdad. En la  Avenida Bolívar de la ciudad, que siempre está atestada de tráfico (de acuerdo con José Angarita, taxista) , un grupo de jóvenes con una bandera amarilla y marrón en la que se leía “Frente Guerrero”, recogía dinero entre los transeúntes para celebrar después del partido, lo mismo que en algunos locales nocturnos y licorerías se veía un inusual movimiento para un miércoles a medio día, con algunos ciudadanos apertrechándose con su caja de espumosas, para alegrarse o pasar el trago amargo tras el pitazo final.