• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Triunfo sin paz

Las bombas lacrimógenas provocaron las lágrimas de los jugadores de Trujillanos, que celebraron a pesar de la violencia | Foto: Williams Marrero

Las bombas lacrimógenas provocaron las lágrimas de los jugadores de Trujillanos, que celebraron a pesar de la violencia | Foto: Williams Marrero

Trujillanos se coronó campeón del Apertura después de que se confiscó el último partido de la campaña por nuevos hechos de violencia en el Olímpico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El año 2014 terminó ayer para el fútbol venezolano, y probablemente será recordado como el peor de su historia. Desde febrero hasta ayer, hubo violencia, sin razón, y el predominio del vandalismo y la impunidad por encima de lo deportivo.

Ayer, todo parecía listo para una fiesta en el Estadio Olímpico de la UCV. Trujillanos llegaba al coso capitalino a ley de un triunfo para alzar sus brazos, y coronarse como campeón del Apertura por primera vez en 33 años.

Y lo hizo. Sólo que, lamentablemente, no rubricó su victoria con sus sobrados argumentos deportivos. Fue de nuevo la barbarie la que se impuso en un deporte manchado por el flagelo de la violencia.  

Desde las 3:00pm, media hora antes del partido, un grupo de jóvenes, no más de 30, comenzaron a lanzar piedras, botellas y objetos contundentes contra el coso capitalino, alegando una supuesta “defensa de la ciudad”.

Hubo un primer enfrentamiento de este grupo vandálico con la policía, que los efectivos de seguridad lograron repeler para permitir el comienzo a tiempo del partido.

En lo futbolístico, la tropa de Horacio Matuszyczk supo leer el encuentro, y arrinconó al Petare desde el comienzo. Johan Osorio le dio una ventaja temprana a los Guerreros de la Montaña, que comenzaban a olvidarse de que se jugaba fútbol en las otras plazas, y se concentraban exclusivamente en su resultado, en su gloria par el disfrute del Estado Trujillo.

Luego llegó el segundo gol, obra de James Cabezas, al aprovechar un córner provocado por una gran escapada de Mayker González en el lateral derecho. Y el grito de las casi 5.000 personas que llegaron desde Valera y otras partes del estado andino, desbordó un Olímpico que lució más lleno ayer que en la penúltima fecha, cuando Caracas recibió a Portuguesa.

Con el pitazo final de la primera parte, se dio el inicio a una batalla campal. Los facinerosos lanzaron botellas, piedras de todos los calibres, ramas, y pedazos de metal extraídos de algunos lugares de la UCV, mientras la policía se atrincheraba para impedir ser malograda por algún objeto contundente.

La misión de los manifestantes era ingresar al Olímpico, intentando impedir que la fanaticada de Trujillanos celebrase su triunfo, labrado desde la humildad y el buen trabajo deportivo.

Y a pesar de que no lograron acceder durante el descanso, a los cinco minutos del segundo tiempo, después de que Harold Herrera había fallado un penal a favor de Trujillanos, el grupo vandálico entró a la zona norte de las gradas, lo que ocasionó una nueva reacción policial que incluyó el lanzamiento de bombas lacrimógenas, perdigones y piedras, para desencadenar una batalla campal de 45 minutos, que degeneró en la confiscación definitiva del partido.

El resultado fue una anécdota. En el acta quedará reflejado que Trujillanos ganó 3-0, y que logró el título del Apertura más gris que se recuerde en Venezuela.

El atardecer trajo un contraste que define a un torneo en decadencia. Mientras la afición andina y sus jugadores celebraban la obtención del trofeo en la cancha, dedicándoselo a la Virgen de La Paz; afuera, los vándalos terminaban su fiesta particular con la policía, que los dispersó con gas lacrimógeno. Un cierre para llorar.

Ficha técnica:
Petare (0): Schiavone, Centeno, Sosa, Palacios, Bastardo; Bautista, Aristeguieta, Valdeperas, López, Gómez, Herreira.  DT: Jhon Giraldo.

Trujillanos (3): Díaz, Castro, Erazo, Cuevas, González; Osorio, Cova, Herrera, Gómez; Arrieta, Cabezas. DT: Horacio Matuszyczk.

Partido confiscado por violencia, que favoreció a Trujillanos 3-0. Habían anotado Johan Osorio, a los 8 minutos, con un remate de unos 25 metros que se le fue al arquero Giancarlo Schiavone; y James Cabezas, a los 30, al rematar de cabeza un saque de esquina.

Estadio: Olímpico UCV (Caracas).
 

Trabajo completo  
Deportivo La Guaira también hizo su tarea. El conjunto de Leo González y Pedro Vera logró ayer la victoria 2-0 sobre Tucanes de Amazonas en Puerto Ayacucho, y terminó segundo en el Apertura con 35 unidades. Cuatro puntos por debajo quedó Caracas, que comenzó ganando el Clásico Nacional contra Táchira (que se jugó a puertas cerradas por los incidentes violentos en Pueblo Nuevo hace dos semanas); y terminó igualado gracias a una diana de César “Maestrico” González a falta de ocho minutos para el final.