• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

“Todavía tengo la pasión para dirigir de nuevo en las Grandes Ligas”

Oswaldo Guillén / Henry Delgado

Oswaldo Guillén / Henry Delgado

El ex manager de los Medias Blancas y los Marlins dio una extensa entrevista a ESPN.com. Allí, reiteró su deseo de regresar a los terrenos y descartó que exista un boicot en su contra

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Oswaldo Guillén sigue siendo una figura en el beisbol y su cara todavía aparece en las transmisiones de las Grandes Ligas. Pero desde que fue despedido por los Marlins de Miami, en octubre de 2012, no ha vuelto a ser entrevistado por la veintena de equipos que desde entonces ha ido en busca de un nuevo manager.
 
El ex campocorto venezolano fue entrevistado por ESPN.com, como parte de un extenso reportaje nacido de la duda que genera su larga ausencia. ¿Por qué?, se pregunta Jerry Crasnick, analista de largo recorrido en el gigante de las comunicaciones.
 
“No creo que me hayan dado bola negra”, respondió Guillén, descartando que exista algún boicot, debido a su personalidad flamboyante y sus a veces polémicas declaraciones. “Nunca he hecho nada malo o ilegal para que el beisbol me dé bola negra”.
 
“Nunca he tomado algo ilegal”, subrayó. “Nunca hice nada fuera de las normas. Nunca, nunca, nunca en mi vida. Pago mis impuestos. Todos mis hijos pasaron por la universidad. Sigo casado, después de 40 años. ¿Qué quieren de mí? Nunca me dopé. No tengo hijos fuera del matrimonio. No he manejado borracho. Nunca he sido sorprendido haciendo alguna de las cosas que están mal vistas aquí”.
 
Guillén fue un exitoso piloto con los Medias Blancas de Chicago. Entre 2004 y 2011 dejó un porcentaje de victorias de .524 y cerró con récord positivo en cinco campañas. Ganó la Serie Mundial de 2005.
 
El mirandino asegura que su labor como dirigente de los Tiburones de La Guaira a partir de octubre será “para cumplirle a unos amigos que lo han pedido durante mucho tiempo”. Pero admitió que sigue pensando en algún día volver a conducir un club en la gran carpa.
 
“No es por dinero, claro que no”, aseguró. “Hice dinero y lo he administrado muy bien. No se trata de eso. Quiero estar en el campo, porque creo que puedo ayudar”.
 
Ahora es analista en las transmisiones en castellano de ESPN Deportes y de vez en cuando se le ve en los juegos que disputa su hijo menor, Ozney, en una liga independiente. Pero no quiere que su anticipada salida de los Marlins quede como su adiós de los clubhouses.
 
“Todavía tengo la pasión”, señaló. “Quiero llevar el uniforme y salir a competir. Quiero ganar otro campeonato. No puedo dejar el beisbol por la puerta trasera. Quiero salir por la puerta grande, como Big Papi”.
 
Crasnick maneja varias hipótesis sobre el largo desempleo del manager Guillén: sus polémicas declaraciones, que llegaron al cénit con sus palabras acerca de Fidel Castro, en plena comunidad de Miami; la preferencia muchos equipos por un piloto capaz de usar el nuevo análisis, hoy; y el mal recuerdo de su paso por los Marlins, donde hasta se dijo que se distraía y dependía en exceso de su coach Joey Cora.
 
Guillén descartó que esas cosas pudieran ser trabas definitivas. Al menos en su propia interpretación.
 
Recordó que nunca fue un admirador del dictador cubano y que rechaza su régimen, amén de que la propia MLB ha iniciado un acercamiento al gobierno de la isla; asegura que siempre atendió sus deberes, buscando cuanta información fuera necesaria para ganar; y desestimó que fuera Cora quien llevara las riendas en los hechos.
 
La nota toca también otras fuentes. El ex jugador Aaron Rowand y el ex piloto Jim Leyland se mostraron a favor de un regreso del venezolano al oficio que más fama y frutos le dio. Ambos le cubren de elogios. Gerentes que declararon bajo reserva indicaron que quizás ya no sea visto como una alternativa, por el modo en que se están dirigiendo las organizaciones de Grandes Ligas ahora. Alguien más se pregunta si estaría interesado en recomenzar su carrera desde el puesto de coach.
 
Guillén nuevamente ha prometido no volver a opinar sobre temas extra beisbol, cosa que ya asomó en el pasado. Y sigue esperando.
 
“Quiero salir por mis propios medios”, soltó. “No quiero irme por el camino que me indique alguien más”.