• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Tiger Woods es el gran favorito para el Masters de Augusta

Tiger Woods | Foto: AP

Tiger Woods | Foto: AP

Después de haber desaparecido de la élite, el estadounidense buscará hacerse con una quita Chaqueta Verde para sellar su regreso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El mundo deportivo nunca imaginó que en 2009 sería testigo de la debacle de Tiger Woods, todo fue de golpe y sin anestesia. Primero los problemas en las rodillas le obligaron a parar, luego un accidente automovilístico hizo que estallara el escándalo por sus infidelidades matrimoniales. De allí en adelante Woods fue en picada, cedió el número uno mundial, no ganó más torneos importantes los patrocinadores lo abandonaron y su esposa lo dejó. A finales de ese año el golfista anunció que se retiraba indefinidamente, aunque regresó para el Masters de Augusta en 2010. No ganó nada ni ese año ni el siguiente y en junio de 2011 bajó hasta el puesto 58 del ranking mundial.
Así fue como cayó el golfista que exhibió un férreo dominio de la disciplina entre 1997 y 2009, pero ahora, se está escribiendo la historia de cómo renació de las cenizas.
Poco a poco Tiger se ha reconstruido, el quirófano le devolvió unas articulaciones machacadas y el cambio de entrenador le hizo reiniciarse en su juego. Volvieron los títulos, tres campeonatos en 2012 y tres en lo que va de año, y, quizás la causa de todo esto es que recuperó la estabilidad personal y emocional. A través de su página web, publicó que mantiene un noviazgo con la esquiadora estadounidense Lindsey Vonn, campeona olímpica y mundial, para darle fin a la tormenta en que se convirtió su vida sentimental. Un cambio radical, si se tiene en cuenta lo hermético que era con los asuntos personales.
“La temporada está siendo genial hasta ahora y estoy feliz con mis victorias en Torrey Pines y Doral. Algo bonito que ha sucedido fuera del campo es haber conocido a Lindsey Vonn”, comentaba Woods en la publicación que abría con una foto de él junto con la esquiadora. “Hemos sido amigos por un tiempo, pero en los últimos meses la relación se ha hecho más estrecha y ahora estamos saliendo juntos. Agradecemos el apoyo y el respeto a nuestra privacidad. Queremos continuar nuestra relación de forma privada como una pareja normal y seguir compitiendo como deportistas”.

Número uno. En enero de este año se apuntó por séptima vez el Farmers Insurance Open en Torrey Pines, en febrero un Cadillac Championship, en el que el californiano lideró de principio a fin, y en marzo obtuvo la octava victoria en el Torneo Arnold Palmer Invitational, triunfo que después de 870 días le hizo recuperar el número uno del golf mundial, lugar que ocupaba el norirlandés Rory McIlroy de 23 años de edad. El golfista más dominante de mediados de la década pasado, es cada vez más visible, aunque su regreso a la gloria sólo se materializará cuando acabe con la sequía de victorias en torneos grandes, el último fue el US Open de 2008.
En el Cadillac Championship hizo 27 birdies, a uno de su récord personal, y solo necesitó 100 putts, el registro más bajo de su carrera. Presume del promedio de golpes más bajo del circuito: 68,3 por vuelta, un registro similar al de sus años de dominio absoluto del golf. En 2000 y 2007 bajó hasta los 67,79, y desde 1999 ha sido el mejor del mundo en este apartado en nueve temporadas (de 1999 a 2003, entre 2005 y 2007, y en 2009)
Tiger sigue haciendo más grande la leyenda, suma 76 victorias, solo por detrás de Sam Snead, 179 torneos entre los 10 primeros clasificados y 103 millones de dólares en ganancias, sin contar los ingresos por publicidad. En febrero jugó unos hoyos con el presidente Obama. El Cadillac Championship registró un aumento del 42% de audiencia respecto al año pasado, cuando Woods no participó, seguramente no hay mejor noticia para el golf que el regreso de Woods a la cima.

Viene Augusta. Con el Masters de Augusta a la vuelta de la esquina (del 11 al 14 de abril), Woods, con 37 años de edad, se perfila como el máximo favorito para ganar el primer torneo grande del año, incluso antes de recuperar el número uno. Hacerse con una quinta Chaqueta Verde lo acercaría al récord de 18 majors de Jack Nicklaus y al recuperar el brillo de su carrera también podría volver a ganarse un buen contrato con algún patrocinador importante.
El golfista tendrá que superar a unos 92 jugadores si quiere ganar por quinta vez la Chaqueta Verde, pero la piedra en el zapato podrían ser Rory McIlroy, a quien Woods despojó de la cima recientemente, Bubba Watson, defensor del título, Luke Donald, ex número uno del mundo, y Phil Mickelson, ganador de la PGA.