• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Tercer strike

El lanzador Félix Hernández

El lanzador Félix Hernández

Cada vez serán más restricciones y menos figuras las que veremos en el Clásico Mundial, claro si la tendencia que vemos sigue su curso, pero esto no preocupa a MLB

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿En qué se está convirtiendo en Clásico Mundial de Beisbol? Es la pregunta del millón de dólares en estos momentos, después de la negativa del as de Venezuela, Félix Hernández, de asistir al evento por poner primero a sus intereses y el de su familia que el de su país, algo totalmente comprensible, ya que tener en su cuenta 175 millones de dólares depende de no tener ningún contratiempo o lesión hasta el momento de la firma.

Pero antes de hacer juicios y ponernos nacionalistas debemos entender que el Clásico Mundial de Beisbol no es un Mundial de Fútbol. El evento de naciones organizado por Major League Baseball no es más que un negocio, un proyecto de mercadeo que intenta entrar en Asia y Europa.

El que está pensando que a MLB le interesa quién sea el campeón del Clásico y si van o no figuras está equivocado. Lo importante es ganar dinero y seguir como el ente supremo del beisbol mundial.

Antes del inicio de las deserciones de muchas de las selecciones que asistirán al evento, MLB anunció que en la edición de 2013 los lanzadores sólo realizarán 65 pitcheos en la primera etapa, 80 en la segunda ronda y 100 en la semifinal y final. La cifra descendió cinco pitcheos por cada ronda con respecto al torneo de 2009.

Cada vez serán más restricciones y menos figuras las que veremos en el Clásico Mundial, claro si la tendencia que vemos sigue su curso, pero esto no preocupa a MLB.

La molestia expresada por el manager de Venezuela, Luis Sojo, al momento de saber que su as, Félix Hernández, no asistiría al Clásico Mundial quedará en el vacío. En este caso el nacionalismo no puede contra el poder de un imperio económico que usa al beisbol como un medio.

El Clásico Mundial de Beisbol generó 18 millones a repartir entre países en 2009. El año pasado MLB generó más de 7 mil millones de dólares en ingresos, según cifras de Arturo Marcano, de ESPN. Sin duda, el Clásico no es un Mundial de Fútbol, donde se verán a los equipos con todas sus figuras, luchando por su escudo; primero porque no hay una organización que obligue a los equipos de las Grandes Ligas a entender el nacionalismo de sus jugadores, y segundo porque este torneo no se trata de poner a un país en el Olimpo, sino a MLB.

Como anunció Marcano, si después del Clásico MLB aumenta sus ingresos por derechos de transmisión o ventas en Europa y Asia el objetivo se estará cumpliendo y el evento tendrá continuidad.

Lamentablemente, los negocios de MLB chocan con las esperanzas de los fanáticos y de muchos managers, técnicos y hasta jugadores que ven la justa como la oportunidad perfecta para demostrar qué país es el dominador del deporte, bañando de color rosa una competición que solo busca ganar dinero.

“Nosotros vamos a participar con o sin las estrellas. Así nos quiten todas las estrellas vamos a participar, ese es un compromiso de nosotros, del país, y lo vamos a cumplir", enfatizó Sojo al saber que no iba a contar con Hernández. “Si esto (el Clásico) no se va a hacer con seriedad, es mejor que no se haga. Esto es un sentimiento de naciones donde el país es lo más importante. Y ellos no le están dando esa importancia”.

Obviamente, no Luis. Muchos, como Sojo, se quedarán esperando que el Clásico se convierta en un Mundial de Fútbol.

Hasta la fecha el evento se está quedando sin estrellas de la talla de Albert Pujols, José Bautista, Félix Hernández, Johan Santana, Andy Pettitte, entre muchas otras, sin embargo, nunca las ausencias serán mayores que las presencias. Jamás. Por más restricciones que hayan.

Es por ello, que mientras el Clásico Mundial sea un éxito económico seguirá jugándose, así lluevan los llantos y pataleos.