• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Tarjeta Roja

 Esquivel sirvió durante 28 años como presidente de la Federación Venezolana de Fútbol

Esquivel sirvió durante 28 años como presidente de la Federación Venezolana de Fútbol | Foto Omar Véliz / Archivo

Rafael Esquivel fue detenido ayer en Zurich, Suiza, junto a otros seis directivos del fútbol latinoamericano acusado de corrupción por un Gran Jurado de Estados Unidos 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El vigésimo octavo aniversario de Rafael Esquivel al mando de la Federación Venezolana de Fútbol, comenzó con un madrugonazo que jamás olvidará.  

A las 6:00 am de ayer en Zurich, aparecieron en el hotel Baur au Lac, 14 agentes de la policía suiza, comisionados por el FBI, para una operación que cambió al fútbol. El hasta entonces presidente de la FVF preparaba la elección de las autoridades de la FIFA, así como la asignación de los cupos de las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018, que se llevarían a cabo este fin de semana. Desde ese instante, todo cambió.

El hotel, cuyas habitaciones con vista da al lago Zurich y a los álpes suizos cuestan 3.500 dólares la noche, se convirtió en ese momento en el epicentro de un terremoto que sacudió los cimientos del fútbol mundial.

Los funcionarios fueron directamente a la recepción del recinto, y preguntaron por las habitaciones de siete de los más altos directivos del balompié del planeta. Eugenio Figueredo, el ex vicepresidente de Conmebol, fue uno de los primeros en bajar. Eduardo Li, directivo de la Federación Costarricense de Fútbol, y uno de los máximos jerarcas de Concacaf, fue otro. De acuerdo con una fuente federativa, Esquivel fue el sexto por el que indagaron. Estaba desayunando.

Acusados. Al mandamás del balompié venezolano y a los otros seis involucrados, los acusa un Gran Jurado de los Estados Unidos de pertenecer a una red de corrupción que participó en el arreglo de comisiones, sobornos, fraude y lavado de dinero alrededor de varios eventos de fútbol, pasando desde la adjudicación de derechos de televisión hasta amaño de las elecciones de torneos.

Sobre Jack Warner, por ejemplo, pesa la acusación de haber repartido diez millones de dólares en sobornos, para favorecer a la elección de la candidatura de Suráfrica para el Mundial de 2010.

Josep Blatter, presidente de FIFA, es uno de los principales señalados por una serie de informes que además de involucrar a los detenidos de ayer, acusan al jefe del máximo ente del fútbol mundial de ser el hombre orquesta de las operaciones turbias que se movían detrás del balompié. Sin embargo, el suizo hasta ayer estaba libre de toda culpa. No pesaba acusación alguna sobre él. Y así se lava las manos.

Esquivel tiene, entre otras acusaciones del informe del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, el haber ayudado desde su posición privilegiada en la FVF y Conmebol a favorecer al otorgamiento de contratos de derechos de TV para las primeras cinco ediciones de la Copa de Oro de Concacaf, así como la solicitud de un millón de dólares para la negociación de los derechos de transmisión de la Copa América 2007, que se jugó en Venezuela.

Tensa calma. En la sede de la FVF en Sabana Grande, la mañana se vivió en medio de una tensa calma. No hubo declaraciones oficiales, sólo preocupación por Esquivel y su sobrino, quien funge como asistente personal del directivo y quien también fue detenido ayer.

Pero, sobre todo, existía mucha preocupación por el futuro de un ente que depende en buena medida de las decisiones del oriundo de las Islas Canarias. En el seno federativo decidieron que habría silencio hasta tanto Laureano González, presidente encargado, se pronunciara al respecto. González se encontraba con Esquivel en Suiza.

Mientras tanto, FIFA le mostró tarjeta roja a Esquivel, y apartó del cargo al ex presidente venezolano, poniéndole fin a su mandato de 28 años en la FVF. Él, quien sopesaba el retiro por problemas de salud hace un par de años, hubiese querido un final distinto para su gestión, que salió del hotel Baur au Lac tapado detrás de una sábana blanca.  


Sin desafiliación
La demanda que pesa en Estados Unidos sobre Rafael Esquivel, es de índole personal, por lo que no representa una amenaza de desafiliación de FIFA para la Federación Venezolana de Fútbol.

“Al ser una demanda personal, no hay que temer por una medida así”, comentó Antonio Quintero, especialista en derecho deportivo. “Las implicaciones pueden ser otras, de imagen, administrativas, por ejemplo, pero no hay que temer por una desafiliación”, comentó.

“En lo deportivo, lo que veo con más preocupación es que es muy probable que Conmebol pierda, como mínimo, menos su medio cupo para el Mundial de 2018. Eso es grave para nuestro continente”, dijo Quintero.

EL DATO
El Comité Ejecutivo de Conmebol condenó los actos de corrupción que ayer sacudieron al seno de la FIFA, al tiempo que le exigió a FIFA la reprogramación de las elecciones presidenciales del viernes. UEFA también pidió cambiar los comicios.