• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Tango afinado

Messi y Demichelis se abrazan luego de la conquista en la tanda de penales | Foto EFE

Messi y Demichelis se abrazan luego de la conquista en la tanda de penales | Foto EFE

Sergio Romero, guardameta de Argentina, atajó dos penales y le permitió a su selección celebrar 24 años después de su última aparición en una final que jugará el domingo en el Maracaná

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nombre más utilizado en Argentina a finales de los noventa  era Sergio, así como entre finales de los ochenta y principios de los noventa el más escogido era Diego, por Maradona, héroe de 1986.

Todo tenía una explicación. El ídolo del Mundial de Italia 90 fue Sergio Goycoechea. El tercer arquero en la lista de Carlos Salvador Bilardo en ese ecuménico, cuya carrera de futbolista compartía con la de modelo. Atajó cuatro penales en dos tandas consecutivas, contra Checoslovaquia y ante Italia, para llevar en sus guantes a la albiceleste a la final de aquel torneo.

Como hace 24 años, ayer en Sao Paulo la figura fue otro Sergio. Este, como Goycoechea, también es guardameta y criticado por muchos en su país. En este caso, Romero no era el portero con más crédito para ocupar el arco del conjunto de Alejandro Sabella.

El joven, de 27 años de edad, venía de ser suplente del Mónaco de la Ligue 1 de Francia y de no jugar ni un partido en la Sampdoria de Génova, en Italia. Sin continuidad, el estratega argentino decidió darle la oportunidad de asumir la defensa de la valla albiceleste por encima de Mariano Andújar, Agustín Orión y de un no convocado de gran nivel como Willi Caballero.

Romero se erigió ayer como el héroe de Argentina al atajar dos disparos en la tanda de penales, uno a Wesley Sneijder y el otro a Ron Vlaar, para vencer a Holanda 4-2 y permitirle al conjunto suramericano entrar a la final de Brasil 2014, en la que se reencontrará con un viejo conocido, Alemania.

Esta será la tercera final entre argentinos y alemanes, todo un clásico en Copas del Mundo. Los albicelestes ganaron la primera vez, de la mano de Diego Armando Maradona; en tanto que la segunda, la de Italia 90, a la que llegaron en los guantes del modelo Goycoechea, la ganó el cuadro teutón con un penal, precisamente, convertido por Andreas Brehme.


Duelo trabado. El partido de la segunda semifinal estuvo lejos de ser vistoso. Sabella y Louis van Gaal implementaron dispositivos estratégicos que anularon a los mejores jugadores de los dos equipos, convirtiendo el compromiso en un ajedrez táctico trabado, tenso, típico de un duelo que nadie quiere perder y que todos quieren ganar.

Javier Mascherano fue un dinamo en la mitad de la cancha. No solo ayer, durante todo el Mundial. Anuló a Sneijder y a Arjen Robben, impidiendo que el sistema táctico naranja funcionara de la mejor manera.

Al mismo tiempo, Nigel de Jong y luego Jordie Clasie tendieron un cerco infranqueable para Lionel Messi. El rosarino no gozó de libertades y en ciertos pasajes sobre el final del partido estuvo caminando la cancha, lejos de ser peligroso.

No obstante, cuando le tocó cobrar su penal, fue el primero en pedir la pelota y asumir el reto de lanzar el tiro para batir a Jasper Cillensen. Luego lo hicieron Ezequiel Garay, Sergio Agüero y finalmente Maxi Rodríguez. Holanda se desdibujó del equipo de presión alta y velocidad que fue durante todo el torneo. Con su versión más gris, sucumbió en un nuevo intento por alcanzar la gloria.

La albiceleste ahora se encomendará el domingo nuevamente a su ídolo. No será a Romero, quien como Goycoechea hace 24 años le dio una gran alegría. En Argentina esperan que el nombre más frecuente dentro de diez años sea Lionel. En sus botas esperan esté la magia necesaria para batir a su rival histórico más importante, Alemania.


Ficha técnica
Argentina (0-4):
Romero, Zabaleta, Demichelis, Garay, Rojo; Mascherano, Biglia, Pérez (Palacio, 81’), Lavezzi (Rodríguez, 101’), Messi, Higuaín (Agüero, 82’). DT: Alejandro Sabella.

Holanda (0-2):
Cillensen, De Viirj, Vlaar, Martins Indi (Janmaat, 46’); Kuijt, Blind; Wijnaldum, De Jong (Clasie, 62’), Sneijder; Robben, Van Persie (Huntelaar, 96’). DT: Louis van Gaal.

Penales:
Holanda (2): Vlaar (falló), Robben (gol), Sneijder (falló), Kuijt (gol).

Argentina (4): Messi (gol), Garay (gol), Agüero (gol), Rodríguez (gol).

Árbitro: Cuynet Cajkir (Turquía).

Amonestados: Huntelaar, Martins Indi (H); Demichelis (A).

Estadio: Arena Corinthians (Sao Paulo, Brasil).