• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Suerte balanceada para los favoritos

Puyol fue uno de los encargados de realizar el sorteo | Foto EFE

Puyol fue uno de los encargados de realizar el sorteo | Foto EFE

El Grupo D, conformado por Juventus, Manchester City, Sevilla y Borussia Mönchengladbach será el más complicado del torneo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Como pocas veces antes, el sorteo de la Liga de Campeones mostró una cara balanceada. La Champions de la temporada 2015/2016 quedó sorteada ayer en Mónaco, y la mayoría de los grandes de Europa tendrán retos difíciles para afrontar con la mirada puesta en disputar la gran final del torneo, en el estadio Guiseppe Meazza de la ciudad italiana de Milán, en mayo de 2016.

La ceremonia, que sirvió para homenajear al Barcelona por haber llegado a cinco títulos europeos en su historial, estuvo además amenizada por la entrega de los premios a lo mejor de la campaña pasada; al tiempo que mostró a un siempre sonriente Michelle Plattini, acaso en su último acto como mandamás de UEFA, antes de aventurarse a buscar la presidencia de la FIFA en febrero de 2016.

El camino más duro en la fase de grupos lo tendrá el finalista de la temporada pasada, y campeón de la Serie A, Juventus. El cuadro italiano tendrá que lidiar en el Grupo D con el intratable Manchester City de Manuel Pellegrini, que comenzó en gran forma la temporada, el peligroso Sevilla, campeón de la Europa League (lo que le valió su clasificación al torneo) y el Borussia Mönchengladbach alemán.

Al vigente campeón de la competición, Barcelona, lo acompañó la suerte. Su grupo, el E, es complicado, pero accesible. El cuadro catalán tendrá al Bayer Leverkussen y a Roma como los principales candidatos a sabotear sus posibilidades de trascender a la siguiente ronda, y con el BATE Borisov ocupando el papel de la victima favorita de la llave.

Su eterno rival corrió con una suerte similar. Real Madrid jugará en el Grupo A de la competencia contra Paris Saint Germain, campeón de Francia y siempre peligroso candidato en el torneo, el complicado Shakhtar Donetsk de Ucrania y el Malmoe de Suecia.

El Atlético de Madrid de Diego Simeone jugará también en un duro Grupo C contra Galatasaray, Benfica y Astana; en tanto que el Bayern Múnich estará en el Grupo F junto al Arsenal, Olympiakos y Dinamo Zagreb.

La llave B será otra muy pareja. El PSV fue el cabeza de grupo por ser el campeón holandés, y quedó cuadrado junto a un inestable pero complicado Manchester United, el Wolfsburgo alemán y el CSKA de Moscú.

Chelsea tendrá dos viajes largos y difíciles, y uno más corto, y quizás más incómodo que los otros dos. El cuadro londinense jugará contra Dinamo Kiev, Maccabbi Tel Aviv y Porto. Una visita para nada cómoda para José Mourinho, quien será recibido en el estadio donde vivió sus primeras tardes de gloria (ganó la Liga de Campeones con ellos en 2004), por su nuevo fichaje estelar, Iker Casillas.

El grupo más parejo de todos es el H, que conforman Valencia, Zenit de San Petersburgo, Olympique de Lyon y el Gante de Bélgica. Ahora ya nada dependerá del azar. El camino a Milán está trazado y es hora de que ruede el balón.

Duelos con morbo
La repartición de los grupos dejó además varios duelos con mucho más que fútbol en sus historias. El partido con más morbo será el que sostengan Porto y Chelsea en el Grupo G, donde coincidirán José Mourinho e Iker Casillas por primera vez desde la salida del guardameta del Real Madrid.

Es conocida la “mala sangre” que existe entre los dos personajes, que hicieron una guerra pasiva en la etapa final del estratega lusitano con el conjunto merengue; y que eventualmente le costó al oriundo de Móstoles la salida del club de Chamartín.

El cuadro merengue verá el retorno de Ángel Di María a la casa blanca, pero ahora vestido de parisino con el Paris Saint Germain, mientras que Luis Enrique volverá a sentarse en el banquillo del Olímpico de Roma, donde empezó su periplo como estratega hace cuatro años.

Zlatan Ibrahimovic, quien había puesto en redes sociales que deseaba jugar con Malmoe alguna vez la Liga de Campeones, jugará contra el equipo de su ciudad natal en Suecia, al tiempo que Memphis Depay seguramente será recibido como un ídolo por la afición del PSV Ehindoven cuando Manchester United juegue contra el campeón holandés en el Grupo B.