• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Subirats: "Las medallas de 'viejito' saben mejor porque duelen más"

A sus 28 años es un 'viejito' entre los nadadores de velocidad de los Juegos de Veracruz/ EFE

A sus 28 años es un 'viejito' entre los nadadores de velocidad de los Juegos de Veracruz/ EFE

"Estas tres pruebas dolieron más que las de Cartagena 2006, además aquí no tenía tanta seguridad en poder ganarlas", aseguró el nadador criollo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

A los 28 años el venezolano Albert Subirats sigue en la natación por momentos chicos como los vividos en los Centroamericanos y del Caribe de Veracruz, en los que ha ignorado el dolor y ha ganado hasta tres títulos en un día.

"Las medallas de 'viejito' saben mejor porque duelen más; si sigo en esto es por momentos como los vivido aquí en días fríos con lluvia en los que acepté salir a ganar tres medallas de oro en par de horas y lo conseguí", asegura Subirats, el rey de la natación de los juegos regionales con cinco preseas de oro.

Albert había acabado de salir de la niñez cuando con 16 años debutó en los juegos regionales, con oro en el relevo 4 por 100 metros estilo libre en San Salvador 2002, y desde entonces ha ganado 16 títulos que lo colocan como el más grande campeón de natación en 88 años de historia de esta competición.

"Estas tres pruebas dolieron más que las de Cartagena 2006, además aquí no tenía tanta seguridad en poder ganarlas", explicó al referirse a las tres medallas de oro logradas en el penúltimo día de la natación en Veracruz 2014, en las pruebas de 50 metros dorso, 100 mariposa y el relevo 4 por 100 metros libres.

La proeza le garantizó ser el mejor nadador del concurso masculino, pero lo mejor fue en qué condiciones la logró, con frío, una lluvia de "chin chin" en la alberca al aire libre y con dolores en las piernas por la acumulación de ácido láctico.

"Tomé cada prueba por separado, no pensé en la mariposa antes de nadar la espalda, fui una por una y funcionó", señaló.

Nacido en Valencia, Albert es quizás el mejor nadador venezolano de la historia con una medalla de bronce en los 100 metros estilo mariposa en los Mundiales de Melbourne 2007 y tres preseas mundiales en piscinas de curso corto, entre ellas la de oro en 50 metros estilo mariposa en Dubai 2010.

"He logrado cosas pero me quedan metas, me falta estar en una final de los Juegos Olímpicos y la buscaré en Rio 2016", dice.

A pesar de ser el 'monstruo' de los deportes acuáticos en los Juegos, Subirats es uno de los deportistas más caballerosos con los medios, siempre está disponible para ser entrevistado y responde con respuestas amables en las que expresa bien cómo se siente.

"He tenido suerte por los compañeros que me han tocado", dice al hablar de sus medallas en relevos en los últimos cuatro Juegos, quizás una manera de ser humilde de dar protagonismo al grupo y minimizar sus actuaciones individuales.

Hace par de años debió someterse a dos cirugías de hombro y muchos pensaron que había llegado el final, pero regresó más sabio por haber aprendido que casi siempre los instantes más felices de los seres humanos llegan cuando se reconocen vulnerables.

"A veces estoy cansado, me queda una jornada larga y las dudas entran a mi mente, esos son los momentos que más me gustan, gracias a ellos estoy vivo como nadador".

A sus 28 años es un 'viejito' entre los nadadores de velocidad de los Juegos de Veracruz, pero ha sido capaz de romper récords como el de ayer en la prueba de los 50 metros, dorso, que ganó con 25.72 segundos, delante de su compañero de equipo Robinson Molina (25.90).

Por nadar esa prueba, Albert debió ausentarse de la ceremonia de premiación de los 100 mariposa que había ganado un rato antes, lo cual dio lugar a bromas acerca de su sustituto Andy Arteta, quien, como si fuera el doble de un actor de cine en un acto complicado, se subió al podio y se tomó foto en plan de impostor autorizado.

"Yo me preparaba para mi segunda final; fue mejor que Andy recibiera la medalla porque es más fotogénico", reflexionó al referirse al acto simpático del día en el torneo de natación.