• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Sporting de Lisboa, un club en inestabilidad perpetua

Como si fuese objeto de una caprichosa maldición, el Sporting, tercer club más laureado en Portugal, con 18 títulos ligueros, suma cuatro nefastos cursos a nivel deportivo, económico e institucional cuyo "broche" se lo lleva el presente ejercicio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con la reciente destitución del técnico belga Franky Vercauteren, ya han pasado por el Sporting de Lisboa nueve entrenadores en cuatro temporadas, reflejo de un club inmerso en un estado de desorden e inestabilidad aparentemente perpetuos.

Como si fuese objeto de una caprichosa maldición, el Sporting, tercer club más laureado en Portugal, con 18 títulos ligueros, suma cuatro nefastos cursos a nivel deportivo, económico e institucional cuyo "broche" se lo lleva el presente ejercicio.

Dos victorias en 13 partidos de Liga -está a un punto del descenso- y las eliminaciones en la Liga Europa, Copa de Portugal y Copa de la Liga han arrastrado al club luso a una situación institucional considerada por muchos insostenible.

Varios grupos de aficionados ya piden la cabeza del presidente Luis Godinho Lopes, quien anoche destituyó a Vercauteren, el cuarto técnico que pasa este curso por el banquillo de Alvalade después de Ricardo Sá Pinto, el interino Oceano Cruz y desde hoy el veterano Jesualdo Ferreira, que ya ocupaba el cargo de director deportivo.

Resultado de creciente descontento, el movimiento "Dar Rumbo al Sporting" entregó a la Asamblea General del club las 800 firmas necesarias para la realización de una Asamblea General Extraordinaria, cuyo objetivo final será revocar el mandato de Godinho Lopes, en la presidencia desde marzo del 2011.

No obstante, para que finalmente se celebre la reunión magna, apenas faltarán reunir 30.000 euros.

Los numerosos críticos a la gestión del ingeniero Godinho Lopes consideran que el dirigente carece de un proyecto sólido y le acusan de haber formado un grupo de trabajo que fue desmantelando por inercia.

En la cúpula dirigente, prescindió en septiembre de dos de sus hombres fuertes, Luís Duque, administrador de la sociedad, y Carlos Freitas, director deportivo, artífices de rentables fichajes.

Aunque la obligada dimisión de su exvicepresidente Paulo Pereira Cristóvão, a quien le imputan delitos de blanqueo de dinero, estafa y malversación, entre otros, fue la que más afectó la imagen del presidente.

La acusación pública al exinspector de policía Pereira Cristóvão salpica al propio Godinho Lopes, pues, según la Fiscalía, pudo haber autorizado la contratación de una empresa para espiar a sus jugadores.

A la agitación institucional se unió el angustioso estado de las cuentas.

Cuatro años sin acudir a la Liga de Campeones, sin grandes ventas de futbolistas y sin títulos llevaron al club a acumular un pasivo de unos 138 millones de euros, situación considerada de quiebra técnica.

A falta de un diagnóstico claro a las razones de la aguda crisis del equipo, muchos se limitan a situar el comienzo del peor periodo de la historia del club al inicio en la temporada 2009-2010, cuando el actual seleccionador portugués Paulo Bento dimitió después de un periodo de reveses deportivos.

Desde entonces, Carlos Carvalhal (noviembre de 2009-junio de 2010); Paulo Sérgio (hasta febrero del 2011); José Couceiro (hasta junio de 2011); Domingos Paciencia (hasta febrero de 2012); Sá Pinto (hasta septiembre del 2012), Oceano (octubre) y Vercauteren (entre noviembre y enero del 2013) ocuparon el banquillo de "los leones".

Ninguno de ellos tuvo tiempo para triunfar y los cuartos y terceros puestos, muchas veces por debajo del Sporting de Braga y muy lejos de sus históricos rivales Benfica y Oporto, empezaron a ser usuales, pese a disponer de plantillas con reconocido potencial.

Los españoles Diego Capel y Jeffrén Suárez; los internacionales argentinos Marcos Rojo y "Fito" Rinaudo; el brasileño Elías; los holandeses Ricky Van Wolfswinkel y Stjin Shaars; el peruano André Carrillo; y el guardameta internacional portugués Rui Patrício componen una atractiva nómina de jugadores.

Sin embargo, su rendimiento colectivo fue mediocre. Los mejores resultados en los últimos cuatro años se resumen una semifinal de la Liga Europa perdida ante el Athletic de Bilbao (abril 2012) y un subcampeonato de la Copa de Portugal (cayó en mayo del 2012 ante el Académica de Coimbra).

Lejos quedan los años áureos del centenario club, dominador del fútbol luso en los 40 y 50, cuando sumó diez entorchados ligueros, y cada vez más ignorados son sus éxitos con la cantera, que lanzó a estrellas como Paulo Futre, Simao Sabrosa, Luis Figo, Cristiano Ronaldo, Nani y Joao Moutinho.