• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Sólido campeón

Caribes de Anzoátegui es el campeón de la temporada 2014-2015 | Foto: AVS Photo Report

Caribes de Anzoátegui es el campeón de la temporada 2014-2015 | Foto: AVS Photo Report

Los Caribes lograron una temporada perfecta que comenzó a construirse con la designación de Omar López

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde la escogencia del manager, pasando por la planificación, las nuevas adquisiciones, la importación y el compromiso de los jugadores criollos. La temporada de los Caribes de Anzoátegui es el sueño de cualquier equipo de beisbol profesional.

Un recorrido impecable no podía haber terminado sin alcanzar la gloria. El segundo campeonato de la franquicia es un premio que comenzó a orquestarse mucho antes de que se abriera el telón de la contienda 2014-2015, el pasado 9 de octubre.

El primer paso fue darle las riendas del equipo a Omar López. El gerente general Samuel Moscatel, apoyado por el gerente deportivo Pedro Mena, creyó en su propuesta y convenció a los propietarios Rafael Gruzska y el ex grandeliga Magglio Ordóñez, quienes mostraron sus dudas al principio por la juventud del técnico criollo.

Tanto Gruszka como Ordóñez sugirieron buscar otras opciones de mayor renombre, pero al final prevaleció la candidatura de López, quien pudo optimizar lo hecho por su antecesor y maestro Alfredo Pedrique.

López antes de acudir a las estrategias o tomar las estadísticas para construir un plan de acción se dedicó en construir un amplio puente de comunicación con sus jugadores. "¿Ustedes sabían que la principal razón de los divorcios es la falta de comunicación? No puedo divorciarme de mi equipo, esto es un trabajo mental bien delicado y agotador”, reconoció.

Si algo mostraron los orientales fue fortaleza mental para asimilar el éxito sin caer en triunfalismo. La orden era ir paso a paso, con una planificación que metódica que se cumplió al pie de la letra, hasta que llegara el momento de celebrar.

“Tuvimos a un equipo soñado”, reconocía Moscatel en medio de la algarabía.

Los aborígenes lucieron la mejor base criolla del torneo con Alexi Amarista, Niuman Romero, José Gil, Balbino Fuenmayor, Gorkys Hernández, José Álvarez, Pedro Rodríguez, Oswaldo y Orlando Arcia y Ehire Adrianza.

Los Arcia, Adrianza y el relevista Kendy Batista es un ejemplo del tino que tuvo la gerencia en lo que respecta al cambio de jugadores. La importación es otro punto de honor de los encargados de manejar los hilos de la oficina del equipo al solo contratar 14 jugadores foráneos, la cifra más baja de la eliminatoria.

En Anzoátegui evitaron depender de figuras relevantes y los jugadores de mayor jerarquía cumplieron con el compromiso de reportarse y acompañar al equipo hasta el final. De los importados, solo Cory Aldridge se marchó por decisión de la gerencia, el resto de la importación cumplió su ciclo. Los que se marcharon lo hicieron con el anhelo de volver.

López tuvo las herramientas y le sacó el máximo provecho. Supo administrar su pelotón dándole la oportunidad en la medida de lo posible. La explosión de Fuenmayor es gracias a la convicción de López, quien también mostró el talento emergente con Willians Astudillo, Emerson Landoni, Roberto Canache y Exicardo Cayones.

El escenario planteado invita a pensar que el nuevo campeón del beisbol venezolano tiene el camino expedito para seguir con una marcha triunfalista.



vmgomez@el-nacional.com