• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Sheane Figueredo, un trabajador que no ven durante el juego

Es el utility dentro del cuerpo técnico de los Tiburones de La Guaira

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Se le ve primero en el jardín derecho y luego en el cuadro con un bate. Sheane Figueredo cumple una rutina desde hace cinco años. Una rutina que comenzó el día que tomó las chingalas, la mascota, la careta y el peto de Edwin Bellorín para quechar en una sesión de bullpen, en una tarde valenciana, en el estadio José Bernardo Pérez.

Ahora, con implementos propios, cumple la misma labor. Una vez que deja de trabajar con los lanzadores cambia de papel; ayuda a practicar a los infielders y jardineros, a quienes les batea rollings y elevados.

Figueredo realiza esta secuencia vez que los Tiburones juegan en el estadio Universitario. Otras veces lo hace en los escenarios vecinos de Maracay y Valencia. Pero Figueredo no es un nuevo receptor, ni un nuevo importado que vino a reforzar al conjunto escualo, es el utility de los coachs, como él mismo se denomina.

"Básicamente mi trabajo es de utility entre los técnicos.

Quecho los bullpen de los pitchers, les ayudo a soltar los brazos, mientras que a los jugadores de posición les lanzo rollings. Es una continuidad del trabajo, pero en ocasiones debes ajustarte al plan de un pelotero y para eso estoy allí, para ayudarlo. Por ejemplo, con los lanzadores colaboro para perfeccionar sus pitcheos", comentó Figueredo, quien tiene una academia de beisbol menor en La Planicie, en el 23 de Enero, que es su trabajo durante el resto del año cuando no hay beisbol profesional en el país.

El trabajo de Figueredo consiste -como el de muchos otros entrenadores- en ayudar a los jugadores a prepararse para los compromisos. Es por ello que muchos no lo ven cuando van al estadio.

Sin embargo, Sheane es uno de los primeros en llegar a los entrenamientos del conjunto salado desde que el conjunto era dirigido por Carlos Subero, quien le invitó a las prácticas para que le ayudara con la preparación de la tropa.

"Estoy trabajando aquí gracias a mi amigo Carlos Subero, a quien conozco desde que éramos niños. Él me invitó para que lo ayudara en unos entrenamientos. Comencé lanzando en las prácticas de bateo. Ese era mi trabajo, pero un día en Valencia no había quien quechara en el bullpen y le comenté a Carlos que lo podía hacer", dijo Figueredo, quien agregó que desde ese momento los lanzadores le piden que los ayude a prepararse.

Figueredo es quien se queda en el estadio Universitario con los lanzadores que no viajan para prepararlos mientras que el grupo está de gira.

"Si amas este deporte, mientras que estés metido en un terreno lo vas a disfrutar a plenitud", expresó antes de recordar que desde niño ha jugado beisbol y fue así como conoció a quien le brindó la oportunidad de pertenecer a los Tiburones.