• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Sergio Pérez: “Me siento como un venezolano más”

Sergio Perez, lanzador de los Navegantes del Magallanes

Sergio Perez, lanzador de los Navegantes del Magallanes

El estadounidense ha brillado en la 2012-2013 y es el único extranjero de la importación original que permanece con el equipo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para cualquier aficionado desprevenido, Sergio Pérez podría pasar por un criollo más del Magallanes. El derecho estadounidense, de ascendencia cubana, bromea como cualquier otro y es también objeto de chanzas, cuando suelta el brazo temprano en la tarde o fildea elevados en los jardines, durante la práctica de bateo. Se trata de un importado, pero lo disimula muy bien.
Luego, cuando debe subir al montículo cada cuatro días, su entrega supera las exigencias a la que obliga el contrato que lleva su nombre.
Pérez está en su tercer año en la LVBP, segundo con los Navegantes, después de una breve pasantía en la 2010-2011.
“Ahora me siento más venezolano. Uno más. Cada vez hablo más como lo hacen aquí. Tengo más panas en Venezuela que en cualquier otro lugar. Hasta el acento se me fue (risas). Es un orgullo de pertenecer a este equipo y poder estar en una final. No muchos importados pueden decir que pasaron toda la temporada en un liga como esta y tienen la oportunidad de ser campeones”.
Pérez llegó al país una semana antes del inicio de la eliminatoria y fue el lanzador del día inaugural. Nunca perdió un turno en la rotación y abrió 18 encuentros, 4 de ellos en el round robin. Hoy retará a Cardenales de Lara, en el tercer desafío de la serie por el campeonato.
“No estoy cansado, sólo más venezolano”, insiste y vuelve a sonreír. “Estoy fajado porque hemos construido algo especial”.
Austin Bibens, que vino al país firmado por Zulia; C. J. Retherford, refuerzo original de La Guaira, y Joe Thurston, de Lara, son los otros importados que han pasado casi cuatro meses en el país, desde la voz de playball. Pérez, es el único que sobrevive de la importación original del Magallanes.
“Mi meta era quedarme hasta donde llegara el equipo y mi familia lo entendió. Viajé en Navidad y les dije que los extrañaba. Pero luego de dos o tres días sin pelota, quise regresar. Esa es la vida del pelotero”.
Hace un par de años, a finales de la campaña, Pérez se uniformó con la nave y apenas tuvo una salida de 1.1 innings. Aragua se interesó en él la zafra anterior y lo firmó. El derecho respondió con 14 inicios y una efectividad de 2.47, la sexta mejor del torneo.
Solo que el manager Buddy Bailey no tuvo buenas relaciones con el lanzador y se opuso a su regreso.
“Hablamos con Pérez en marzo, en Kissimmee, Florida, durante los entrenamientos primaverales de Houston”, relata Juan José Ávila, miembro de la junta directiva carabobeña. “Estaba interesado en volver, pero era reserva de los Tigres. Así que cuando nos enteramos que no lo iban a repetir, llegamos a un acuerdo”.
El pacto no pudo ser mejor. Pérez fue, junto con Gustavo Chacín, el abridor más durable de la rotación.
“Demostré que podía ser un ganador, pero Aragua no lo vio así. Ahora sólo miro al futuro. Eso quedó en el pasado”, destaca Pérez. “Estoy aquí para sacar outs, ayudar a ganar al equipo y ser mejor lanzador”.
Esa convicción aviva sus deseos de regresar.
“Siempre que se dé la oportunidad regresaré. Me gusta el beisbol, el ambiente de aquí”.