• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Secretario general de la FIFA niega soborno de $ 10 millones al organismo

El secretario general de la FIFA, Jérome Valcke / Foto: Archivo

El secretario general de la FIFA, Jérome Valcke / Foto: Archivo

Jérome Valcke ofreció las declaraciones en la ciudad de Samara, donde participó en una reunión del consejo del Comité organizador del Mundial que acogerá Rusia en 2018

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El secretario general de la FIFA, Jérome Valcke, negó hoy que la organización tenga algo que ver con los 10 millones de dólares que habría recibido en 2008 el exvicepresidente del organismo, Jack Warner, a cambio de su apoyo a Suráfrica como anfitrión del Mundial de fútbol en 2010.

"La FIFA no tiene nada que ver con este dinero. Esos 10 millones no están relacionados con ninguna violación, ni han influido en decisión alguna del organismo internacional”, recalcó Valcke.

El francés hizo estas declaraciones en la ciudad rusa de Samara, donde participó en una reunión del consejo del Comité organizador del Mundial que acogerá Rusia en 2018, según informó la agencia oficial RIA Nóvosti.

Hace diez días, el que fuera presidente del Comité Organizador del Mundial 2010 disputado en Suráfrica, Danny Jordaan, reconoció que su organismo pagó en 2008 10 millones de dólares a la FIFA, aunque ha negado que fuera un soborno.

Según Jordaan, los 10 millones de dólares se pagaron a la Confederación de Fútbol de América del Norte, Central y el Caribe (Concacaf) para promover el desarrollo del fútbol en la zona.

Sin embargo, según la investigación del FBI, Warner, que era entonces presidente de la Concacaf y vicepresidente de la FIFA, recibió el supuesto soborno de 10 millones de dólares para votar por Sudáfrica y conseguir el apoyo para esta candidatura de otros dos miembros con derecho a voto.

Warner, de Trinidad y Tobago y de 72 años, está en el centro del escándalo de corrupción en la FIFA destapado por la Justicia de Estados Unidos.

El trinitense se entregó a la policía de su país tras el estallido del escándalo y poco después fue puesto en libertad bajo fianza, a la espera de que se resuelva la solicitud de Washington para su extradición a EE UU.