• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Savarese: “La evolución del fútbol en Estados Unidos es real”

El estratega caraqueño considera que el fanático estadounidense es muy apasionado / Archivo

El estratega caraqueño considera que el fanático estadounidense es muy apasionado / Archivo

El venezolano contó desde Nueva York como cambió en 20 años el balompié en el gigante de Norteamérica

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Hoy se termina la Copa América Centenario. En Estados Unidos, el torneo fue considerado como un éxito. “Superó todas las expectativas”, dijo el viernes en una rueda de prensa Alejandro Dominguez, presidente de Conmebol. 

La cita impuso una marca en asistencia a los estadios (1.5 millones de fanáticos para los 32 partidos del torneo, 46 mil en promedio por juego), con un aproximado de ratings de TV superó los 1500 millones de personas en 160 países, según las cifras de los organizadores.

Para Giovanni Savarese esto no es sorpresa. El venezolano conoce de primera mano cómo fue la evolución del “soccer” en los Estados Unidos, pasando de ser un deporte de minorías a la disciplina más practicada por niños y jóvenes entre 7 y 13 años de edad.

“Cuando llegué aquí en 1992 a estudiar con una beca de fútbol, el deporte era algo que poca gente entendía. Era algo de latinos, de ghetos, de inmigrantes. Al estadounidense le costaba acercarse al juego por su naturaleza”, explicó el caraqueño, quien ahora funge como técnico y gerente general del Cosmos de Nueva York.

“En ese tiempo, no había fútbol profesional. La FIFA había obligado a la US Soccer Asociation a tener una liga profesional para poder albergar el Mundial de 1994, y esa Copa del Mundo encendió una llama aprovechada por la Major League Soccer, que comenzó en 1996”, recordó Savarese, quien jugó en la MLS con el Metrostars de Nueva York, ahora New York Red Bull.

La profesionalización del balompié, sin embargo, no fue algo sencillo. “Hubo una época dura, como todo comienzo. Fue difícil la estabilización. Equipos fueron y vinieron, pero la llegada de David Beckahm conformó un antes y un después”, destacó.

“Desde 2005, todo cambió para la liga”, recordó Savarese, quien comenzó en aquel tiempo a trabajar como analista de ESPN para el torneo en inglés y español. “Llegó publicidad e interés. Hoy el torneo tiene muchísimo marketing, es una de las ligas más vendidas del mundo, siempre tiene estadios llenos, una franquicia no baja de los 300 millones de dólares y hay expansiones programadas hasta 2030. Hay gente haciendo cola para invertir”, dijo. 

 

Afición. Pero el cambio más notable, de acuerdo con el venezolano, no se dio en lo organizativo. “Ahora el estadounidense consume fútbol”, explicó. “Acá a través de NBC se ven partidos de la Premier League, del Calccio, de España, en TV abierta. En 1992 tenía que sintonizar un canal italiano para seguir la Serie A, y era imposible ver un resumen de fútbol en el SportsCenter gringo. Hoy tienes todo eso y más”, comentó.

Savarese notó este cambio a partir de 2009. “Cuando Estados Unidos le gana a España en la Copa Confederaciones se prendió algo. Antes hubo momentos. En 2002, cuando llegaron a cuartos de final, por ejemplo, pero a partir de ahí, y en 2010 con el Mundial, el estadounidense comenzó a hacerse fan del fútbol. Y no es cualquier fanático. Lo entiende, y lo lee muy bien”, destacó.

“Ya en 2014 el fútbol era algo tremendo acá. La gente se volvió loca en la calle con su selección. Ya no es algo de inmigrantes. Lo juegan los niños en las escuelas, y es algo tangible. Por eso no me extraña haber vivido un torneo tan bonito e intenso. La evolución del fútbol acá es real. Sé que  esto le servirá a Estados Unidos para lanzar su candidatura para el Mundial de 2026. No me quedan dudas de que eso será así”, remató. 

Exitoso

Savarese se ha convertido en un ejemplo exitoso de un inmigrante triunfador dentro del fútbol estadounidense. Su currículo no sólo lo llevó a ser jugador en la MLS y la NASL con el Fort Lauderdale Strikers o a la TV, la faceta que más se destaca es la de estratega y gerente. Con el Cosmos de Nueva York tiene dos títulos, y una experiencia que le permite mostrarse con orgullo.

“Es algo que no me habría imaginado”, explicó el venezolano. “Se trabaja fuerte para ganar en un torneo exigente como la NASL, y veo que es una liga con mucho futuro. Esta campaña tenemos grandes expectativas, y esperamos meternos en la final con el apoyo de Juan Arango y Yohandry Orozco”, dijo. En la presente temporada tienen 18 puntos, igualados con el líder del torneo Indy Eleven.