• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Saragó espera un estadio lleno para despedir el año

Saragó espera que su equipo tenga el arresto fisico necesario para afrontar la temporada | FOTO: AVS PHOTO REPORT

Saragó| FOTO: AVS PHOTO REPORT

Al entrenador le ilusiona la posibilidad de lograr la clasificación a la próxima Copa Libertadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para Eduardo Saragó, la posibilidad de cerrar su primera temporada clasificando a la próxima Copa Libertadores “sería espectacular”. Con el cupo a la Sudamericana ya amarrado tras ganar la Copa Venezuela, el entrenador sintió que había completado la cuota exigida que era mantener al equipo en un torneo internacional. Alcanzar una segunda participación sería un muy buen cierre.

Sin embargo, para conseguir ese puesto Caracas aún debe cumplir varios deberes. El primero es esperar que sea Zamora o Mineros el campeón del Clausura, ya que si es Trujillanos o Tucanes, ellos tomarían el otro puesto en la fase de grupos y el boleto a la primera fase sería para los de Barinas. Pese a ese escenario, Saragó no se plantea otra cosa que no sea buscar la victoria este domingo contra los llaneros. “No vamos a sacar ninguna cuenta perdiendo”, avisó.

Para recibir al inspirado equipo de Noel Sanvicente, Saragó, su ex asistente técnico, tendrá que reacomodar sus filas tras las bajas de los sancionados Andrés Sánchez y Rómulo Otero y de los lesionados Bladimir Morales, Ricardo Andreutti y César González. El panorama hace que el timonel tenga solo un volante de primera línea: Robert Garcés, un mediocampista de 21 años y 50 partidos en primera división. “Uno trabajar y se prepara para cuando llegan estas oportunidades”, comentó sereno sobre la responsabilidad de destruir el juego llanero.

A su lado, Saragó planea mudar a un jugador de experiencia que podría ser el zurdo Rafael Lobo. “En cualquier escenario jugar contra Zamora es difícil, aún teniendo a todos los jugadores, imagínate no teniéndolos”, afirmó el DT.

Para contrarrestar las bajas, el técnico espera un Olímpico lleno. “Será nuestro último partido en casa del año, la despedida con nuestra afición y seguro que va a tener un buen ambiente”, aseguró.