• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Sánchez los guía

Andrés Sanchez, jugador del Caracas FC /AP

Andrés Sanchez, jugador del Caracas FC /AP

El central será fundamental en la defensa del Caracas que hoy recibe a Gremio, en un partido en el que se jugará la vida en la Libertadores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Andrés Sánchez es de una especie que parece en extinción. Antes de cada partido, el central del Caracas reza y en su plegaria no sólo pide por él y por su equipo, también lo hace por el conjunto que está en el otro camerino. “En el bolso lo primero siempre es la Biblia. Cuando suena el himno siempre rezo, sé que Dios está con los dos equipos, pero en lo físico sí pido que me cuide a mí, también al rival, porque todos tenemos familia”, explicó. Sin embargo, sus concesiones acaban ahí, el buen tipo que es fuera del campo se transforma en un central aguerrido dentro del césped. Esta noche, volverá a mostrar esa cara, cuando le toque frenar a los cañones del brasileño Gremio (8:00 pm), en un partido transcendental para las esperanzas de su equipo de avanzar de ronda en la Libertadores.

Dentro del cuadro avileño la autocrítica después de la derrota en Brasil (4-1 con gol de Sánchez) llevó al plantel a buscar una mejor tenencia de pelota. “Debemos ser más precisos”, apuntó el capitán Edgar Jiménez.

Atrás, para resguardar el arco de Baroja será fundamental la experiencia de Sánchez, el hijo de un matrimonio que se dedica al comercio en su pueblo natal. “Nunca niego de donde soy, yo soy un campesino de Socopó, a mi familia le gusta el campo y a mi también. Me gusta ser una luz en ese pueblo, estoy contento de ser de allá”, aseguró con firmeza en medio de su aparente timidez.

Al salir de un pueblo pequeño, a Sánchez le costó un poco más abrirse paso. Su mejor carta de presentación fue su propio juego. Así lo detectó Upel Andina, con el que enfrentó a Zamora, para el que Darío Martínez lo firmó luego de tenerlo como rival. Dejó su Barinas para irse al caraqueño Italia, con el que quedó campeón. “Mudarme a la capital fue un cambio que me pegó, pero el hambre de superarme y de salir adelante pudieron más que la soledad”, aseguró.

Siguió escalando hasta que el Caracas se fijó en él y lo firmó como uno de sus centrales para este curso. El calendario le regaló la posibilidad de debutar con el rojo justamente en Barinas. Desde ahí no soltó el puesto, hasta anotar el gol de la semana pasada en Porto Alegre. Hoy tendrá que emplearse también a fondo porque a su equipo no le sirve otra cosa que no sea ganar para seguir con vida. “Ojalá el conjunto pueda mostrar lo que realmente es”, pidió el zaguero.

Su vehemencia a la hora de defender será fundamental para eso. “Ellos tienen que grandes jugadores pero uno tiene que creer en lo que tiene, si no, estas destinado al fracaso”. Lo dice él, que creyó en que podría salir de un pueblo pequeño. Y lo logró.