• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

San Luis blanquea a Cachorros en el juego inaugural de las Grandes Ligas

El abridor de los Cardenales de San Luis Adam Waiwright, lanzó seis sólidas entradas ante los Cachorros en el partido inaugural de las Grandes Ligas | Foto: AP

El abridor de los Cardenales de San Luis Adam Waiwright, lanzó seis sólidas entradas ante los Cachorros en el partido inaugural de las Grandes Ligas | Foto: AP

Los pájaros rojos conectaron 10 indiscutibles, mientras que la toletería de Chicago se quedó en cinco sencillos. Además, su defensa concedió 2 errores

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Con una sólida actuación monticular de Adam Wainwright, quien lanzó seis episodios, y el bate oportuno del jardinero Matt Holliday, quien remolcó dos carreras, los Cardenales de San Luis blanqueron a los Cachorros de Chicago en el primer encuentro de la temporada 2015 de las Grandes Ligas. 

El partido, que se llevó a cabo en el campo del "Wrigley Field" de los Cachorros,  contó con la presencia de 35.055 asistentes. 

Holliday no quiso perder tiempo y dio movilidad a la pizarra en la parte alta del primer episodio pegando sencillo por el jardín derecho para remolcar al jardinero Jason Heyward con la primera carrera del juego. 

En la segunda entrada el antesalista Matt Carpenter conectó otro imparable de una almohadilla por todo lo alto del jardín central, que permitió al segunda base Kolten Wong llegar a la registradora.

Holliday volvió a acaparar los reflectores en la quinta entrada con otro sencillo por el jardín central, con el que llevó a Carpenter a pisar la timbradora y sellar la primera victoria de los Cardenales en la nueva temporada de las mayores.

En la lomita Wainwright (1-0) trabajó seis episodios, permitió cinco imparables y retiró a seis enemigos por la vía del ponche para acreditarse el triunfo.

La derrota la cargó el abridor Jon Lester (0-1) al ser superado en cuatro episodios y un tercio, en los que permitió ocho imparables, tres anotaciones, dio dos pasaportes y ponchó a seis.