• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Salvador Pérez, un líder real

FOTO AP

FOTO AP

Salvador Pérez, figura de Kansas City, considera que los obstáculos que tuvo durante su niñez lo ayudaron a asimilar rápidamente el éxito

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Salvador Pérez de “niño” solo tiene el apodo.

El receptor de los Reales muestra la madurez de un auténtico líder. Desde que entró por primera vez al clubhouse de los Reales de Kansas City comenzó a ganarse el respeto de sus compañeros. Cinco años después, es una figura en ascenso que ya ostenta dos Guante de Oro, tres Juego de Estrellas y afronta su segunda postemporada.

Aunque su actitud dentro y fuera del terreno digan lo contrario, Salvador apenas tiene 25 años de edad. “Todo comienza, donde me crié, como crecí”, reconoció el carabobeño por teléfono antes de iniciar la batalla con los Azulejos en la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

“Tenía responsabilidades en mi casa a temprana edad y tuve que madurar más rápido”, aseguró quien siempre recuerda que su mamá (Yilda Díaz) ha sido su guía.

“Dios nunca falla y las cosas pasan por algo. Todo lo que he vivido me ayudó mucho para estar aquí, ser receptor y superar el día a día. Pasan muchas cosas y todo me ayudó a estar preparado”, apuntó.

Entre sus virtudes destaca el hecho de haber entendido rápidamente la filosofía para establecerse en las mayores como un jugador de todos los días. “Todos los años me voy temprano a Estados Unidos. Hago gimnasio, trabajo con las pesas. Esas son las cosas que uno cosecha y es como uno se prepara. Todo me ha salido bastante bien”, consideró quien durante la ronda regular se unió a Víctor Martínez y a Ramón Hernández como los únicos receptores del patio que han largado 20 o más cuadrangulares en una campaña.

Pérez sacudió 21, una marca personal y un nuevo registro para la franquicia de Kansas City. El antiguo tope estuvo en poder de Mike McFarlane, quien sonó 20 jonrones en 1993.

Objetivo claro. El manager de los Reales Ned Yost aclaró días atrás que un resultado que no sea avanzar a la Serie Mundial por segundo año corrido, podría considerarse un fracaso. Y Salvador está de acuerdo con el punto de vista de su estratega.

“Sí tenemos (los jugadores) esa actitud. Ya sabemos que es estar en una Serie Mundial, en un séptimo juego y perder. Tenemos anclado eso siempre en la cabeza”, destacó.

Sin embargo, Pérez está consciente que Toronto será un duro escollo. “No podemos brincar e ir a la Serie Mundial. Debemos ir paso a paso para regresar donde estuvimos el año pasado y sudar todo lo que tenemos para poder conseguir la meta”.

El criollo tratará de aplicar su plan de trabajo para anular a la peligrosa ofensiva de los canadienses, liderada por Josh Donaldson, José Bautista y Edwin Encarnación. “Debo hacer el trabajo que hemos venido haciendo: ver los reportes, tratar de lanzarles donde no puedan conectar su batazo, de hacer lo mejor que pueda. Los lanzadores también tienen que hacer buenos pitcheos. Competir y competir fuerte”.

“Que se atengan a las consecuencias”
Salvador Pérez no se siente tan cómodo con los bateadores de los Azulejos de Toronto y su manera de celebrar los jonrones. “No me gustaría que lo hicieran (celebrar de más) cuando estoy detrás del plato. Me faltarían el respeto y no estoy de acuerdo. Cada quien hace lo que quiere, pero que se atenga a las consecuencias”, soltó antes de hablar sobre la actitud de José Bautista después de dar el jonrón para eliminar a Texas en la Serie Divisional.

“En un momento como ese: séptimo inninig, batazo para clasificar. Son muchas cosas que vienen a la mente. No te das cuenta lo que hiciste, sino después. Cada cabeza es un mundo, pero cada quien que asuma su responsabilidad”.