• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Salomón Rondón señaló el camino

El venezolano Salomón Rondón, tuvo pocas ocasiones de cara al arco | EFE

El Rubin Kazan se encontró con la corriente de aire a su favor y la supo aprovechar | EFE

El caraqueño fue fundamental para que el Rubin Kazan derrotara al Atlético en Madrid

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde antes de los romanos, los ejércitos del planeta abrían las murallas enemigas con arietes, unas armas de asedio con una punta de metal que a base de golpes era capaz de derrumbar cualquier puerta o pared. Para el Rubin Kazan, Salomón Rondón es eso, una punta de lanza, a la cual el resto del andamiaje empuja para abrir brechas entre los enemigos.

Es detrás del caraqueño que los rusos construyen su andamiaje, uno que sin engranar demasiado -no jugaba partido oficial desde diciembre- le sirvió para echar al piso al Atlético de Madrid (0-2) y encaminar su boleto a los cuartos de final de la Europa League.

Rondón, quien encarna muy bien el término de ariete que trasladaron los españoles al fútbol, fue el que marcó el camino. Un desmarque suyo y un pelotazo de Natcho sirvio para adentrarse en la zona rival. Una vez cumplida esa tarea, el criollo pasó la bola y fue a esperarla en el área, donde sacó un remate que generó el rebote que Karadeniz convirtió en gol.

El Rubin Kazan se encontró con la corriente de aire a su favor y la supo aprovechar. Cerró sus filas y obligó al Atlético a intentar disparos de media distancia y centros que nunca encontraron libre a Falcao, el hombre que ha puesto a los comercios cercanos al Vicente Calderón a vender banderas colombianas.

La solución a la falta de puntería colchonera parecía estar en la expulsión en el ocaso del primer tiempo del central ruso Sharonov. Sin embargo, la respuesta del Rubin fue encerrarse en su área, levantando una muralla que permaneció inexpugnable.

Con el reloj a su favor, el meta ruso Ryzhikov quemó todos los segundos que le fueron posibles. Esperando el final de un partido que sólo se sobresaltó con la pelota que Falcao mandó al travesaño, con un cabezazo de Adrián y luego de otra ocasión del colombiano al final del juego.

Para el Rubin no pudo ser una mejor vuelta al calor después de dos meses sin competir. Especialmente después de la última jugada, en la que Orbaiz aprovechó un córner en el que el meta madrileño Asenjo había subido a cabecear y permitió al volante anotar el 0-2.

El partido de vuelta se jugará la semana en Kazan, donde anoche el termómetro marcó -10 grados centígrados. Un escenario hostil pero que será mucho mas llevadero luego de la victoria de ayer.