• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rumores de cambio y lesiones no distraen a Carlos González

El año pasado logró jugar en 153 careos, la cifra más alta de su carrera | Foto AP

El año pasado logró jugar en 153 careos, la cifra más alta de su carrera | Foto AP

Su nombre aparece con frecuencia en la lista de posibles transacciones pero el marabino solo se enfoca en tener salud para ayudar a Colorado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Si por rumores fuera, Carlos González tendría siempre su maleta llena de pertenencias guardada en el locker del Coors Field. En año y medio el río ha sonado. Nacionales de Washington, Tigres de Detroit, Medias Blancas de Chicago e Indios de Cleveland, son algunos de los equipos que han mostrado interés en el jardinero de los Rockies de Colorado.

La organización de Denver no le ha cerrado la puerta a un cambio. El año pasado envió a Toronto al campocorto Troy Tulowitzki que, al igual que Car-Go, era uno de los rostros de la franquicia. Es posible que un pelotero se distraiga con los constantes comentarios que ventilan sospechas de la llegada de un nuevo hogar, pero ese no parece ser el caso del marabino.

“Hasta el momento sigo siendo un Rockies y estoy muy agradecido por la oportunidad de jugar en Grandes Ligas”, le dijo González al periodista David Venn, de MLB.com.

Los guarismos que ha estampado en ocho temporadas en las mayores le otorgan el boleto a la élite de la disciplina en la actualidad. De hecho, en su trayectoria exhibe un average de bateo de .290, dos Bates de Plata, tres Guantes de Oro y par de participaciones en el Juego de Estrellas. Es una hoja vital llamativa y que, sin duda, lo hace una pieza de cambio apetecible.

Pero González lleva esas cosas con sosiego. “Eso es parte del juego. Siempre trato de ser un buen pelotero con quien sea”, comentó. La tranquilidad le permite concentrarse en no perder el ritmo que le hizo conectar 40 cuadrangulares e impulsar 97 carreras la campaña pasada. La buena salud tuvo mucho que ver en tales números.

Evitar el hospital. Como la gran mayoría de los atletas, Car-Go es alérgico a los consultorios médicos y quirófanos. Mantener alejadas las lesiones es lo que ocupa sus pensamientos.

“Tuve dos años en que las lesiones me sacaban del terreno, pero el año pasado me enfoqué muchísimo en eso, en mi físico, en tratar de llevar una buena preparación para jugar la mayor cantidad de partidos posible”, recordó. Y así fue, el patrullero participó en 153 careos, la cifra más alta para él en una temporada. Antes de eso, solo había estado en 180 cotejos en las últimas dos temporadas.

Cuando las lesiones de importancia no han tocado su cuerpo, González ha rendido y vaya de qué forma: campeón bate de la Liga Nacional en 2010 con promedio de .336. “Sabemos el panorama que hay cuando él tiene salud. Esa es la meta”, expresó Walt Weiss, manager de Colorado.

Mientras, las conjeturas seguirán. ¿Será posible ver a Car-Go con un uniforme que no sea el de los rocosos? ¿Extrañará el Coors Field, un edén para los bateadores, donde conectó 106 de los 176 jonrones que ostenta? El tiempo lo dirá.