• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rumbo al reto pese a las adversidades

Luciano Di Battista | Foto: Cortesía Prototipo Media

Luciano Di Battista | Foto: Cortesía Prototipo Media

Luciano Di Battista, primer venezolano en participar en el Rally de África, volverá a competir en 2013

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Pese a todos los inconvenientes sufridos durante el Rally en África, que se realizó del 29 de diciembre de 2012 al 11 de enero de 2013, el piloto de motos venezolano Luciano Di Battista es un ejemplo de lucha contra las adversidades, prueba en la que recorrió la costa norte de Marruecos, los desiertos de Mauritania y Senegal. Luego de 5.796 kilómetros de travesía en los que avanzó por caminos desconocidos concluyó en el decimoctavo lugar en la tabla final y quinto entre las motos de más de 450 cc.

Di Battista, quien se inició en el motociclismo por iniciativa de su padre y hermano, es el primer centauro nativo en competir y además finalizar la ruta africana. “El hecho de ser el primer venezolano que participó en el mítico Rally de África hasta el Dakar, y el único latinoamericano en esta edición, me llenó de orgullo. Poder representar a mi país, es lo máximo a lo que un atleta puede aspirar, y más un piloto de motos, sobre todo porque la gente me llama “El Venezolano”, eso te hincha el pecho. Llegar a la playa de Dakar y al Lago Rosa con mi tricolor, fue una experiencia invaluable y una sensación única”, relató.

En relación a los contratiempos mecánicos, Chano como lo conocen, lo ve como mala suerte. “Creo que fue la cuota de mala suerte que nos tenía que tocar en algún momento. Corrimos el campeonato mundial de 2012 sin ningún problema, logramos ganar el Subcampeonato Mundial, y en el Rally de África, nos tocó pelear con los desperfectos mecánicos y la suerte no nos acompañó del todo”.

Pese a acumular un retraso importante al no poder cumplir con todos los puntos de control, Di Battista no desistió en su empeño de continuar en la carrera y consiguió llegar a la meta en cada una de las etapas. “Como lo teníamos previsto, sustituimos el motor en la jornada de descanso y al empezar la sexta etapa conseguimos llevar un ritmo muy bueno, manteniéndonos con el pelotón de los diez primeros. Teníamos claro que las penalizaciones que sufrimos en las etapas anteriores nos impedirían avanzar en la clasificación final”, declaró.

Al preguntarle si en algún momento le pasó por la cabeza abandonar la competencia contestó: “Cuando se trancó la caja de cambios de la moto, pensé que no terminaría, pero la moto aguantó, y después de que cambiamos el motor, y me empezó a recalentar en las Dunas de Mauritania, tuve que hacer una parada muy larga para dejar que el motor bajara la temperatura, llegué al campamento casi a las dos de la mañana, ahí casi abandono, ya que la salida de la etapa siguiente era a las 5:30 am, estaba exhausto”.

Reparaciones en la vía. Di Battista expresó cual fue la logística para reparar la moto en varias ocasiones. “El camión de asistencia de mi equipo, lleva los repuestos necesarios para reparar cualquier desperfecto que le pueda suceder a la moto, en la mayoría de los casos hasta 8 piezas de una misma cosa, motores enteros, así es que se logra hacer las reparaciones pertinentes, todos los días, el camión se traslada de un campamento al otro para garantizar que todo lo que necesito esté listo cuando llegue. Creo que es importante resaltar que según el reglamento se permite cambiar el motor en dos ocasiones”.

Una regla relevante. A la hora de competir las normas son importantes pero hay una que destaca, según Di Battista es la solidaridad. “La rivalidad existe sólo en el recorrido y en la competencia, todos hacemos lo necesario para que un piloto salga a correr, es una necesidad el poder competir, pero si hay un accidentado, o un caído, la mayoría se detiene para ayudar, y socorrer, dependiendo del caso”.