• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rubin Kazán sacó un empate a la fuerza

Salomón Rondón, delantero del Rubin Kazan / EFE

Salomón Rondón, delantero del Rubin Kazan / EFE

El cuadro ruso jugará la semana que viene el partido de vuelta de los octavos de la Europa League en Moscú después de igualar (0-0) con el Levante

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La imagen más clara del tono físico y rudo que tuvo el duelo de ayer entre Rubín Kazan y Levante, por los octavos de final de la Europa League en el estadio Ciudad de Valencia, la puso Sergio Ballesteros. El jugador valenciano, conocido ampliamente por su prontuario de rudeza y jugadas poco limpias, saltó a quejarse con el árbitro francés Antony Gautier.
Haciendo con sus manos un cinco y un tres, se podía leer en sus labios como el objeto de su molestia, eran las ocho infracciones que según él había cometido Salomón Rondón sobre su persona durante todo el partido.
El caraqueño, que jugó durante 85 minutos, tuvo un partido intenso y muy disputado. De mucho roce físico y de pocas ocasiones. Sólo tuvo tres intentos al arco rival, los más peligrosos de su equipo en todo el compromiso.
Dos llegaron en la primera mitad, con un remate desviado y otro que contuvo el guardameta levantino, y otra que pudo cambiar el rostro de la eliminatoria del torneo europeo, después que a los 83 minutos, el israelí Bibras Natcho lanzó un pase flotado dentro del área, al que el delantero venezolano le partió con tiempo.
Se levantó por encima de su marcador, el enojado Ballesteros, y tiró un cabezazo certero que estuvo a punto de colarse por el ángulo superior derecho del arco que sacó con la punta de sus dedos el guardameta costarricense Keylor Navas.
La eliminatoria se definirá la próxima semana, el 14 de marzo, en el duelo de vuelta entre ambos equipos, a disputarse en el estadio Olímpico Luzhniki de Moscú.