• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Ronaldo se convirtió en el líder que Portugal requería

Fernando Santos y Cristiano Ronaldo dedicaron la Eurocopa a su afición en una multitudinaria recepción

Fernando Santos y Cristiano Ronaldo dedicaron la Eurocopa a su afición en una multitudinaria recepción

El astro fue capaz de motivar a sus compañeros para lograr su primer título en la historia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Cristiano Ronaldo aprendió a liderar durante la Eurocopa 2016. Ayer, durante las celebraciones que comenzaron con la llegada de la escuadra a Lisboa en un avión llamado “Eusebio”, en homenaje al mítico jugador de Mozambique y estrella lusitana de los años 60 y 70, volvió a sacar su talante de capitán, el mismo que mostró durante toda la cita francesa.

“¡Hemos entrado en la historia de Portugal!”, exclamó nada más al tomar el micrófono en la celebración después de la caravana que rodó por toda Lisboa, que antes de detenerse en la fiesta de la plaza de la Alameda, los llevó también a ser condecorados en el Palacio de Belem por el presidente portugués Marcelo Rebelo de Souza.

El liderazgo de Ronaldo fue palpable desde la primera ronda. Cuando los lusitanos corrieron peligro de quedarse fuera del torneo, contra Hungría, se lanzó a su selección al hombro y con dos goles y una asistencia ayudó a su tropa a clasificarse.

En los cuartos de final, el capitán portugués arengó a Joao Coutinho, quien estaba acalambrado, antes de cobrar su penalti en la tanda decisiva contra Polonia. “Joao, ven a cobrar, joder (sic.), lo vas a meter, ¡vamos!”, le dijo.

En la semifinal, Ronaldo aportó con su trabajo dentro del campo para ayudar a Portugal a vencer a Gales. Cambió los gestos insulsos, las retrecherías infantiles y los gestos engreídos por gritos a sus compañeros, por posicionamientos tácticos y por un juego más sacrificado que en el pasado.

“Cristiano me dijo que sería yo el que iba a hacer el gol de la victoria”, contó Éder, autor de la diana del título, que le dijo el madeirense antes de ingresar al campo en la final. “Me pasó su fuerza”, precisó. La madurez le llegó a Ronaldo para convertirse en campeón. Uno que terminó gritando detrás de la línea junto a su técnico, dando indicaciones, en una sola pierna ante su lesión de rodilla. Era el detalle que le faltaba.