• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rómulo Otero vivió una vieja costumbre

Lucena capturó el momento y colocó la foto en Instagram | FOTO FRANKLIN LUCENA

Lucena capturó el momento y colocó la foto en Instagram | FOTO FRANKLIN LUCENA

El bautizo a los nuevos jugadores era una de las penitencias favoritas de los futbolistas en la Vinotinto y se ha retomado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El buen ambiente de la concentración de la selección nacional en Argentina, para la doble fecha de eliminatorias que comienza hoy contra la albiceleste, tiene su prueba más fehaciente en la continuación de una vieja costumbre de iniciación que se había perdido en el tiempo.
Como si de un predilecto clan se tratase, los jugadores de la Vinotinto conservaban el ritual de cortarle el cabello con máquina, casi siempre al ras, para darles la bienvenida a los nuevos jugadores de la selección.
En este llamado, sólo uno estrenaba su condición de Vinotinto. Rómulo Otero recibió ayer el bautizo por sus compañeros de equipo, al eliminar su frondosa cabellera enrulada, algo que había convertido en su sello personal, para cortarle completamente el cabello. El responsable del arreglo fue Salomón Rondón.
En la última convocatoria en octubre también hubo bautizos “retroactivos”. Fernando Amorebieta y Frank Feltscher, a pesar de que ya tenían más de un año con la Vinotinto, recibieron su corte respectivo, mientras que los novatos Alexander González y Josef Martínez fueron los que motivaron la reaparición del corte de cabello como pila bautismal.
“Al menos me queda bien, me siento cómodo y es más fresco”, dijo Josef Martínez en octubre, cuando recibió el corte. “Gabriel (Cichero) y (Juan) Arango son los que se encargan de hacer estas cosas. Al menos no fue a mí solo”, aseguró el pequeño ariete valenciano.