• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rómulo Otero: Quiero ser el mejor pateador de Venezuela

El volante de 19 años de edad fue la figura de la victoria del Caracas en Cabudare al convertir dos tiros libres

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los 1,64 metros de altura que mide Rómulo Otero no se corresponden con el hambre de este volante nacido en el oriente del país, de look ochentoso con su pelo rizado, que lleva en bucles en una especie de peinado afro que le cae hasta las orejas. Un poco más abajo está su eterna sonrisa que esta semana brilla más que de costumbre luego de que su educado pie le anotara dos goles decisivos al Lara.

Hijo biológico de Rómulo Otero, ex jugador colombiano del viejo Anzoátegui, pero criado por otro ex futbolista como Horacio Cárdenas, desde pequeño aprendió el arte de la pelota y, sobre todo, de los tiros libres.

Formado en la escuela San Tomé en El Tigre, desde pequeño mostró buenas maneras. "El primer día vi que era un jugador diferente. Manejaba los dos perfiles, tenía un toque sutil y una técnica depurada", le describe Dani De Oliveira, su DT en las selecciones Sub 15 y Sub 17.

Desde esa edad ya celebraba goles desde una pelota quieta.

"Yo lo conozco desde que tiene 14 y ya le pegaba a los tiros libres. Con el tiempo ha ido perfeccionando y cada vez le sale mejor", cuenta Fernando Aristeguieta, compañero suyo en la Sub 15, Sub 17 y ahora en el primer equipo rojo.

"Desde pequeño mi papá me enseñó a pegarle a los tiros libres y con el tiempo fui perfeccionándolo hasta ahora que me están saliendo mejor", contó el mismo Otero, quien tuvo de tutores a José Manuel Rey a Jesús Gómez. "Cada tiro libre es medio gol, es algo que puede decidir un partido. Mi meta es ser el mejor pateador de tiros libres de Venezuela. Sé que ahora es Arango y que yo soy un chamito pero voy a trabajar para eso", asegura el volante de 19 años, quien es descrito por sus compañeros como un tipo alegre, fanático de la música tecno y un gran bailarín dentro del camerino.

"Siempre está buscando hacer una broma de cualquier cosa. A veces cansa que uno está triste y el está siempre alegre pero al final se le agradece", explica Aristeguieta sobre Otero, el moreno de peinado estrafalario que sueña con ser el mejor cobrador de tiros libres del país.