• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

A Rojas la acompañarán en caravana desde Maiquetía

Yulimar Rojas hizo historia en la cita de Portland, Oregon | Foto EFE

Yulimar Rojas hizo historia en la cita de Portland, Oregon | Foto EFE

La campeona mundial bajo techo de salto triple llegará hoy a las 5:30 am junto al corredor Alberth Bravo y Wilfredys León, presidente de Feveatletismo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aunque había dicho que no vendría a Venezuela hasta después de disputados los Juegos Olímpicos de Río, Yulimar Rojas llegará hoy a las 5:30 am a Caracas, donde le aguardan homenajes de la dirigencia política y la deportiva por su título mundial en salto triple.

“La celebración será en España, porque hay que seguir entrenando”, dijo en Pórtland la caraqueña de 20 años de edad minutos después de colgarse el oro. “Todavía no se ha hecho el trabajo, falta la preparación para Río”.

Tras su breve paso por Caracas, Rojas deberá volver a la ciudad española de Guadalajara, donde se entrena desde hace cuatro meses de la mano de la leyenda cubana Iván Pedroso. Deberá competir en el Iberoamericano de Atletismo de Brasil, del 14 al 16 de mayo, y antes de eso será su debut en la Liga de Diamante con la parada de Doha, el 7 de ese mes.

A su nuevo entrenador, nueve veces campeón mundial en salto largo, lo contactó a través de las redes sociales y luego alcanzó un acuerdo con Feveatletismo para su mudanza.

“Han sido meses muy provechosos para mí con él”, admitió Rojas, que solo empezó a saltar triple en abril de 2014 y que con el cubano logró mejorar desde el 13,82 que consiguió el año pasado en el Mundial Militar (su mejor marca de 2015 fue 14,20 en los Panamericanos) hasta los 14,69 con los que lidera el ranking mundial.

En su momento de gloria, la atleta nacida en Caracas y criada en Puerto La Cruz desde los dos años de edad no dejó de recordar a su anterior instructor, Jesús Velásquez: “Sé que debe estar muy feliz”.

Su corona en el Mundial Indoor, primera para un atleta venezolano, no ha sido producto de la casualidad. A su talento y condiciones físicas (mide 1,92m) se sumó la experiencia de su nuevo técnico y una extenuante preparación.

“Los genes deportivos vienen de mi padre biológico, que fue boxeador peso pluma y disputó Mundiales con la selección venezolana. También es boxeador Pedro Zapata, el esposo de mi mamá y a quien considero mi padre”, dijo Rojas a El País en febrero, tras ganar el Meeting de Carabanchel. “Y la altura me viene de mi abuela, que medía 1,90m”.

En la mira de la venezolana hay dos nuevos objetivos: los Juegos de Río y el duelo con la colombiana Caterine Ibargüen, reina del salto triple.