• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Rivero solo sueña establecerse en las mayores

Rivero ha respondido al reto de sustituir a Luis Jiménez en los Cardenales de Lara | FOTO AVS PHOTO REPORT

Rivero ha respondido al reto de sustituir a Luis Jiménez en los Cardenales de Lara | FOTO AVS PHOTO REPORT

El antesalista de los Cardenales de Lara es uno de los bates que tiene a los crepusculares en la lucha por la clasificación

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Para el líder del departamento de jonrones actual de la LVBP, Carlos Rivero, el trabajo en Estados Unidos no puede faltar. Si bien los Marineros de Seattle no le ofrecieron contrato para 2015 hace tres noches, la razón era de peso, y la resolución fue igual de feliz para el antesalista.

“Necesitaban un espacio por la firma de Nelson Cruz y lamentablemente fui yo”, informó el jugador de Cardenales de Lara, quien reveló lo que sabe de su futuro. “Pero firmé con ellos un contrato de agente libre con invitación al campo de entrenamiento. Ya por ser diciembre no quería arriesgarme a buscar otro equipo. Voy con la misma mentalidad como si estuviese en el roster de 40. Quiero abrir ojos”.

Rivero no se amilana. “Ya me ha pasado muchas veces, y no me voy a rendir hasta establecerme”, dijo el pelotero, que debutó a finales del pasado agosto en Grandes Ligas con los Medias Rojas de Boston.

Su mente, de todas maneras, está aquí en Venezuela, donde disputa la temporada de su vida. “Yo llegué al equipo (vía cambio desde Bravos de Margarita) para clasificarlo al Round Robin, pero no me esperaba estos 10 jonrones y las treinta y tantas impulsadas que tengo hasta ahora”, aseguró el slugger, cuyos batazos ya son cruciales.

De su decena de bambinazos, apenas cuatro han sido en triunfos larenses, y de sus últimos cuatro jonrones tres han apoyado un lauro delos pájaros rojos.“Por mi parte empezaron a salir batazos oportunos con gente en base”, soltó el barquisimetano, quien está jugando pelota profesional más cerca del hogar que nunca.

“Sin dudas estar en mi casa me ha dado más tranquilidad para jugar al cien por ciento, teniendo a mi familia todos los días en el estadio”, apuntó. “Yo creo que mi mamá no va para la práctica porque hay mucho sol (risas)”.

A Cardenales, este pelotero de 26 años de edad llegó para sustituir a todo un emblema del equipo como Luis Jiménez. “Tenía miedo que los fanáticos me rechazaran, pero con los batazos ya me aplauden y me quieren. Respeto mucho a Luis Jiménez, pero el cambio se dio bien para mí y para el equipo”, dijo.

Y qué bien le hizo a los crepusculares traer a Rivero, ya que es uno de los bates que los tiene en la carrera por entrar a los playoff, cuya recta final se avecina.

“Tenemos bastante tranquilidad, pero vamos a pelear todos los juegos que nos quedan y con la clasificación en la mente”, advirtió.“Nadie creía en nosotros cuando arrancamos 2 y 13. Se hicieron varios mítines y cada uno se metió en la página que debía y a hacer su trabajo. El cambio fue radical”.

La transformación no vino de otro lado sino del clubhouse. “Robert Pérez y (César) Izturis, que son los caballos del equipo, hicieron varias reuniones, y nos dijeron que empezáramos de nuevo”, recuerda Rivero, quien también reconoció la labor de Félix Fermín. “El manager también no hace jugar sin presión, para que salgamos a divertirnos y no veamos cada juego como una final”.