• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Richard Páez, el rebelde que quiere cambiar la FVF

El ex director técnico conversó con periodistas de El Nacional / Félix R. Gutiérrez Rodríguez

El ex director técnico conversó con periodistas de El Nacional / Félix R. Gutiérrez Rodríguez

El ex selecionador nacional de Venezuela insiste en que se debe trabajar en las bases para lograr un cambio estructural que se traduzca en resultados positivos. Las últimas acciones de la Federación lo llevaron a rebelarse contra un sistema que tiene más de 28 años en el poder y que ha perjudicado al balompié nacional

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Fue partícipe de una generación que decidió dejar de ser "La Cenicienta" del fútbol suramericano desde 2001. Hoy, 15 años después, tomó otra decisión no menos difícil: cambiar la estructura del fútbol nacional. Richard Páez, quien dirigió a La Vinotinto que protagonizó "El Centenariazo" (3-0 contra Uruguay) en Montevideo, quiere volver a hacer historia pero ahora en su casa: la Federación Venezolana de Fútbol (FVF).

"El fútbol es como una semilla y hay que darle una estructura", no dejaba de decir el ex seleccionador nacional durante un encuentro con periodistas de El Nacional este viernes. Su afán por acabar con un "sistema monolítico", que armó una dirigencia con más de 28 años a cargo de la FVF, lo llevaron a rebelarse y asomar su nombre como un posible candidato para las próximas elecciones del organismo, en marzo de 2017.

Para el también ex director técnico (DT) de Mineros de Guayana, tanto dirigentes como aliados regionales de la Federación "actuán y piensan como un bloque, y nosotros queremos pensamiento libre. Queremos nuevos presidentes en las asociaciones de fútbol si los actuales no quieren cambiar".

Los responsables de estos cambios, según Páez, son "los más desvalidos": los representantes del fútbol amateur. "Ellos tienen la llave del cambio estructural, pueden ser los héroes de la generación vinotinto 2017".

Solo si ellos demuestran disposición de cambio, "El Profe Páez", como sus dirigidos lo llaman, oficializará su candidatura a la presidencia: "Yo no voy a hacerle el circo a este circo". Uno de los objetivos del merideño es cambiar el sistema de elección actual, en el cual deciden 71 personas que representan a jugadores y clubes masculinos, pero no a femeninos, futbolistas de playa, árbitros y jugadores amateur.

Para las asociaciones de fútbol de cada estado, el DT también tiene un mensaje claro: "Lo único que yo no les puedo dar es quitarle la dignidad". Durante la gira nacional que inició en abril, constató las carencias de dichas organizaciones. Aseguró que no perciben un sueldo ni tienen sede propia: "¿Cómo se trabaja ad honorem?".

Mal de abajo hacia arriba

Cuando las bases del deporte fallan, las categorías mayores no pueden hacer otra cosa que fracasar. Por eso Páez no extraña la debacle de la selección nacional, una situación que, para él, alcanzó los extremos. "Puntualizar los errores es lo peor", explicó sobre las críticas que llovieron sobre jugadores como Oswaldo Vizcarrondo o Luis Manuel Seijas luego de las derrotas en los partidos de eliminatorias para Rusia 2018.

La ausencia de una preparación verdaderamente profesional se ha traducido en una actitud deportiva pobre: "No es posible que nuestros talentos se diluyan ante jugadores ordinarios". Además de evidenciar una actitud extra deportiva más preocupante. "La carta me demuestra que estos no son jugadores que quieren ir para un mundial. Esto es permitir que los que tienen un rol trasciendan a otro rol que no les corresponde", expresó sobre el comunicado firmado por los seleccionados vinotinto contra la FVF.

Por esta razón, la salida del técnico Noel Sanvicente, según él, no fue más que la consecuencia de "un cortocircuito" que se produjo en medio de una relación "tórpida" entre jugadores, directivos y entrenador.

La rebeldía por el cambio

El colmo para el aspirante a la presidencia fue la actitud que el actual titular de la FVF, Laureano González, tuvo al contratar a Rafael Dudamel: "Cuando le dicen (a Dudamel) que no importan los resultados sino renovar, me dolió donde les duelen a todos los hombres". Eso bastó para que Páez se rebelara contra el sistema.

Desde ese momento, el ex seleccionador nacional se ha encargado de "recoger un descontento que se nota", para construir una propuesta que tenga tres objetivos claros: organización, infraestructura y autogestión. "Mi idea no es enamorarlos; es hacerlos sentir responsables", sostuvo.

Para que el fútbol nacional, como él explica, no sea solo el "fuego artificial" que representó La Vinotinto, la FVF necesita algo más que un nuevo presidente; necesita un hombre dispuesto a cambiar las cosas. Richard Páez asume ese reto: "Yo no quiero ganar esto como una campaña electoral; quiero cambiar verdaderamente la estructura de nuestro fútbol".