• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Richard Páez: “Es hora de innovar”

Foto Omar Véliz

Foto Omar Véliz

Richard Páez aseguró que su primer título con Mineros en su regreso a Venezuela se debe a la capacidad de inculcar un mensaje diferente a su plantilla

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Richard Páez (nacido en Mérida, 1958) asume este momento de su vida con mucha madurez. La tranquilidad de los años, la experiencia de haber dirigido en el exterior, lo vivido con la Vinotinto, son un bagaje acumulado que se juntó ahora, en su retorno a Venezuela, para intentar seguir innovando. 

El técnico campeón del Apertura se define como un revolucionario, alguien decidido a cambiar el estamento. Es algo que lo apasiona. Y con su victoria en el primer torneo corto del año, siente que dio el primer golpe.

 

-Apartando el título, ¿cómo evalúa este regreso al fútbol venezolano?

- Este ha sido un año largo, de mucho trabajo, de obligaciones, y que comenzó con un deseo interior de un hombre, que en ese rencuentro con el fútbol venezolano, quería mostrar un camino a seguir. Una manera de ver el fútbol para nuestro país. Este deporte permite muchas visiones, y cada uno lo identifica a su manera. Uno tiene un criterio de fútbol competitivo, de alta exigencia. Y al principio, sentí la presión de tener que realizar este objetivo. El primer semestre fue de adaptación, donde empezamos a inculcar la mentalidad ganadora. Luego, con la Copa Sudamericana, hubo compenetración. Y al pasar la crisis de resultados, parecía que se extraviaba el objetivo, y los muchachos supieron levantarse y ganar. 

 

- ¿Cómo superaron el bache de juego del Apertura?

- Con mucho tacto discursivo. Con coherencia. Mostrando a los jugadores, que esto no se sacaba de manera individual. Que para lo bueno o lo malo, había que seguir jugando, apostando a una idea clara de juego. Había que entregarse de manera solidaria, sin individualidades. Y el mensaje caló. Esas charlas duraron casi dos semanas. Nos fortalecimos, y vino el partido contra Caracas, empatamos, y ahí todo cambió. Ese era el camino. 

 

- ¿Qué le hizo decidirse a jugar con dos volantes mixtos?

- Esa es la evolución que hemos tenido a la hora de interpretar el juego. Hay que saber que uno puede arriesgar. Y si uno tiene jugadores que pueden recuperar y salir jugando, se abre un enorme abanico de posibilidades. En este fútbol hay que inventar. Buscar el desequilibrio, innovar. Esto nos dio resultados en Millonarios, y lo traía con la idea de aprovechar bien el grupo, y apostando a la recuperación en grupo, solidaria. 


- ¿Qué tan importante es que la defensa apriete al rival para que esto funcione?

- Se necesita un equipo compacto para jugar así. Que sea muy intenso en la zona defensiva, que presione alto. Que se sepa manejar al rival, que siempre se va a ver tentado a pegarte un pelotazo para buscar el espacio. El plantel lo entendió claramente. 


- Habla de innovar, de cambiar estructuras. ¿Siente que el fútbol venezolano estaba metido en una “camisa de fuerza” táctica? 

- Todas las corrientes son válidas. Todos tenemos una idea de juego, una verdad, que no es “la verdad”, es una de tantas otras. Todos tratan de hacer campeones a los equipos, pero para mí lo importante es que exista ese trabajo solidario de la plantilla


- ¿A qué sabe volver a ganar en Venezuela?

- Esto es una recompensa. El haber entregado tanto, como seleccionador, con una carrera internacional por Perú y Colombia, y regresar a mí país; era un reto de misión posible, no imposible; lo imposible te sale y ya. Pero hacer una misión posible era un reto y una obligación. Este fútbol tiene que aspirar a muchas cosas más. Ya a mí me tocó cumplir, con fe, gracias a Dios. 


- Independientemente de donde le toque estar, en Mineros, u otro lugar, ¿Siente que llegó el momento de dar ese salto de calidad para Venezuela?

- Es momento de evolucionar. Es algo de naturaleza humana. El salto de calidad está ahí, y creo que Venezuela tiene cómo darlo.