• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Revancha en la Gran Manzana

Messi quiere levantar su primera copa con la albiceleste/ EFE

Messi quiere levantar su primera copa con la albiceleste/ EFE

Argentina tiene un desquite pendiente con su pasado reciente que puede sacarse en la final de la Copa América Centenario esta noche contra Chile, el vigente campeón continental

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Chile tiene una tarea monumental esta noche. Está a las puertas de la consagración como gigante continental. Ganar dos veces seguidas (en años consecutivos, además) la Copa América parecía algo reservado para Argentina, Brasil y Uruguay. Esta noche los australes pueden darle un golpe a la historia, aunque, para saciar su hambre de gloria, deben brincar un gran muro.

Argentina llega a Nueva York con más ganas de vencer que nunca. Es su tercera final en tres años seguidos, y una nueva decepción sería fatal, especialmente, para Lionel Messi. “No sé si perder de nuevo sea un fracaso, pero seguro que si no ganamos, sí será una gran decepción”, afirmó el rosarino en una rueda de prensa el viernes en la tarde. 

“No sé si esta es la última oportunidad que tengo para lograr un título, pero hay que aprovecharla y ganar esta Copa como sea. Me gustaría que cambiase la historia y poder ser esta vez campeón con mi selección”, agregó. 

Messi fue clave para Argentina en el torneo. Lo dosificaron durante toda la primera ronda. Jugó poco contra Bolivia y Panamá, pero los ratitos de acción le bastaron para anotar tres goles y brindarle profundidad a su selección. 

Reapareció en todo su esplendor contra Venezuela, y luego brilló contra Estados Unidos en las semifinales. “A Chile lo conocemos de antes, pero esto es una final, es diferente al partido del grupo (en el que Argentina venció 2-1). Ellos presionan bien, no te dejan jugar, y son muy buenos cuando tienen la pelota”, dijo. 

Rey de copas. Arturo Vidal regresa justo a tiempo. Para él, la final implica reclamar el trono que se le endilga a Messi como gran estrella continental. “Llegamos muy bien a la final, con muchísima confianza”, dijo el volante del Bayern Munich. 

“No jugamos bien en el primer partido, pero hemos mejorado mucho y lo demostramos superando a los rivales que hemos enfrentado”, expuso “El Rey” en su comparecencia del viernes ante los medios. 

En la acera austral tomarán recaudos sobre Messi, quien no estuvo en el partido inaugural entre las dos selecciones en Santa Clara. “Con el talento que tiene, él te cambia cualquier partido”, expuso Vidal. “No hay que darle espacios, de lo contrario puede embarrarla toda”, agregó entre risas y con su irreverencia característica. 
Gerardo Martíno no contará por lesión con Ezequiel Lavezzi ni Augusto Fernández, y tendrá entre algodones a Nico Gaitán, Marcos Rojo y Ángel Di María. Éste último intentará llegar al duelo en el Metlife Stadium.  En Chile no hay bajas y si mucha confianza. “Será una final distinta a la del año pasado. Los jugadores de ambos equipos han crecido mucho, por eso será un partido muy disputado”, destacó Vidal.  

Para Argentina hay un aire de desquite, con su rival y la historia. Para los australes, aunque no lo reconozcan, también hay ganas de darle un golpe a la historia. Es una revancha en la capital del mundo, mejor escenario imposible.