• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Recorrido triunfal

Anzoátegui apeló a la constancia de su bloque humano, lleno de figuras jóvenes y talentosas, para alzarse con el Apertura 2012

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El camino al título del Deportivo Anzoátegui no fue uno lleno de rosas. Por el contrario, hubo espinas que supieron soportar a pesar de un calendario congestionado, que sortearon victoriosos gracias a la juventud de un plantel que supo resistir ante lo adverso.
El semestre no comenzó de la manera más feliz para Daniel Farías y su tropa. Giácomo Di Giorgi, una pieza que en principio se mostraba como fundamental en la estructura de un equipo que había perdido a figuras de experiencia, se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha.
Sin él, Evelio Hernández, quien llegó para ser el volante creativo del equipo, tuvo que retrasar su posición para jugar al lado de Francisco Flores. Pese a esto, el cuadro oriental comenzó a pisar fuerte después de tres fechas seguidas ganando, apoyado en las piernas del joven Gelmin Rivas.
“Kakan” tuvo que lidiar con la responsabilidad de hacer olvidar a Daniel Arismendi y Armando Maita, y lo hizo con creces. Sus goles le dieron importantes victorias al equipo aurirrojo, que se fue despegando poco a poco.
Las dificultades del calendario los hicieron caer en la undécima jornada en el calor de Guanare contra Llaneros, en un partido que coincidió con una larga gira del equipo oriental fuera de su feudo.
No obstante, hace justo un mes, lograron su mayor victoria. Fue en el mismo estadio José Antonio Anzoátegui en el que ayer lograron el cetro. Allí vencieron a Caracas en aquella ocasión para terminar de poner tierra de por medio entre sus rivales y su anhelada meta; mientras que la victoria del miércoles en la Copa Venezuela no hizo sino terminar de redondear un semestre perfecto, en el que a pesar de todo, Anzoátegui terminó con un paso arrollador sobre sus rivales.
El lauro de ayer 1-0 sobre Real Esppor terminó de hacer olvidar el sufrimiento para cambiarlo por celebración.