• Caracas (Venezuela)

Deportes

Al instante

Recibimiento mundial

Llegada de la Selección Sub 17 femenina al Aeropuerto de Maiquetía / Leonardo Guzmán

Llegada de la Selección Sub 17 femenina al Aeropuerto de Maiquetía / Leonardo Guzmán

Las chicas de la Vinotinto Sub17 llegaron anoche a Venezuela con el trofeo de campeonas suramericanas en medio de una gran algarabía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Vinotinto Sub17 femenina llegó anoche, con dos horas de retraso a Maiquetía. Una recepción pequeña, íntima, entre familiares, amigos y federativos, que a pesar de que fue reducida, no estuvo exenta de algarabía, lágrimas de felicidad, y de sentimiento patriótico; que retumbó en el aeropuerto Simón Bolívar como un estallido.

Una explosión que se produjo, en parte, por la demora en el vuelo. Los familiares de Gabriela García, goleadora del torneo, conversaban amenamente sobre la historia de su niña. "Ella siempre practicó deportes. De todo. Balonmano, softbol, fútbol, atletismo.

Por eso es tan alta y atlética", confesó uno de sus tíos. Al verla, cargando el trofeo como mejor artillera, la abrazó con mucha fuerza, mientras ella rompía en llanto.

Dos horas antes, Marielba Zambrano, capitana de la selección Sub 17 que clasificó al Mundial de Trinidad y Tobago en 2010, esperaba con las mismas ansias que el resto de los familiares y amigos la salida de las campeonas.

"Las acompañé en todo momento", dijo la aragüeña. "Desde que se concentraron hasta que salieron. Para mí esto es un orgullo enorme. Imagínate, ¿Cómo no iba a estar aquí?", dijo. Luego abrazó a varias de las jovencitas entre risas, mientras se secaba las lágrimas de felicidad, y un conmovido Laureano González, vicepresidente de la Federación Venezolana de Fútbol, le daba dos palmadas en el hombro; al tiempo que se reía con una naturalidad poco habitual en el circunspecto federativo.

Arquitecto humilde.El vuelo, pautado para llegar a las 7:20pm, tuvo dos horas de retraso, lo que dilató la salida de las jóvenes hasta las 9:30pm.

Deyna Castellanos fue la primera en salir, con la bandera de Venezuela en sus manos, acompañada de dos compañeras de equipo, mientras los asistentes a la sala de la Terminal aérea entonaban el Gloria al Bravo Pueblo.

Después, fueron recibidas por sus familiares y amigos, entre abrazos, risas, y una algarabía acompañada por el repique de los tambores de la costa, que amenizaron la llegada en la que los gritos de emoción y la felicidad fueron la constante.

"Espero que esto no se quede en una victoria como la que logramos nosotras", comentó Marielba Zambrano antes de la llegada de sus colegas. "Que sirva para se vea en serio al fútbol femenino, que se deje de tratar esta disciplina como algo amateur", aseguró la capitana, quien tuvo su relevo de otra aragüeña con el mismo apellido, Yosneidi Zambrano.

Al final, el arquitecto de la victoria esperó humilde, detrás de todo su grupo. Kenneth Zseremeta quiso que sus dirigidas disfrutaran de la victoria y los vítores para ellas solas, y salió de último, curiosamente, cargando buena parte de las maletas del grupo.

"Estas muchachas dieron su alma y pusieron mucho empeño. Cuando fuimos a jugar el último partido, al que íbamos sin la presión de clasificar, les dije ¿Qué quieren hacer? Y ellas me contestaron en la cancha, con un 3-0 en el primer tiempo a las paraguayas.

Así son estas muchachas", destacó el panameño.

"Venezuela me adoptó como un hijo, y que alegría poder devolverle esto con tanto cariño.

Después del Mundial tocará sentarnos con (Rafael) Esquivel, y plantearle que plan tenemos. Quiero que vengan otros técnicos, preparar a otras generaciones, queremos que esto no se quede en un triunfo aislado", remató el DT, el humilde arquitecto de un lauro mundialista con perfume de mujer venezolana.